Un momento de la concentración que protagonizaron este miércoles representantes vecinales. / COBER

Los riscos comunican a Educación que seguirán su «lucha» por el Guiniguada

Representantes vecinales solicitan a Manuela Armas que el colegio de San Nicolás mantenga su actual uso educativo, sin excluir otras enseñanzas

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

Portavoces vecinales de los riscos de la capital grancanariacomunicaron a la consejera de Educación del Gobierno de Canarias, Manuela Armas, que van «a seguir en la lucha» para que se mantenga el actual uso educativo del CEIP Guiniguada, sin que ello suponga «excluir otras enseñanzas» del mismo.

Así resume Israel Medina, presidente de la asociación vecinal y cultural Cofiris de San Nicolás, la reunión que mantuvo este viernes junto a Ramón Montesinos, de la asociación de vecinos Batán-San Roque, con la responsable regional de Educación. Un encuentro que respondía a la solicitud efectuada por los portavoces de estos núcleos de la ciudad y el de San Juan, para reclamar que s e mantengan los colegios públicos en unas zonas en las que además de centros educativos, se les considera como «espacios vertebradores del tejido social de los barrios» y un «elemento fundamental para evitar el desarraigo» de quienes los habitan.

Petición

«Le pedimos que no se diera un no rotundo a la permanencia de los niños en el centro», señala Medina -impulsor de la unión que protagonizan estos barrios capitalinos para defender el colegio Guiniguada pero también con la vista puesta en que no corran la misma suerte los centros públicos de San Juan o El Batán- sobre la propuesta planteada a la responsable política en esa entrevista.

Y es que el representante vecinal recuerda que el cambio de uso educativo previsto por Educación para el colegio de San Nicolás de cara al próximo curso 2022-2023, en el que pasará a convertirse en un aulario de alumnos en tránsito procedentes del centro específico de Educación Especial Román Pérez Déniz, implica que los escolares del Guiniguada tengan que salir del barrio. Pues la alternativa que se les propone desde la Consejería es el Nanda Cambres, en Arenales, «a casi dos kilómetros».

Sin oferta de plazas

Añade que Armas le justificó la medida en la falta de estudiantes. «Nos dijo que en el centro solo hay 11 alumnos porque no quieren incluir a los del Aula Enclave», y que «no puede mantener una escuela rural en plena ciudad». Sin embargo, asegura que le rebatió este argumento explicándole que «desde 2017 llevamos luchando por que no se ofertan plazas en el centro, con lo cual es imposible que entren nuevos alumnos».

Añade que Armas le comentó «que va a averiguar este tema de la falta de oferta y que nos llamaría» y le hizo hincapié sobre el hecho de que «el centro no se cierra sino que se reconvierte para acoger educación especial».

Varias enseñanzas

En este punto, el representante vecinal le apuntó a la consejera que el colegio de San Nicolás es lo suficientemente amplio como «para que convivan varias enseñanzas y que nosotros no nos oponemos a ello».

Asimismo, le expresó su cansancio de que «los riscos sean los barrios maltratados».

Montesinos, por su parte, aprovechó el encuentro para proponerle que el colegio de San Roque, «que se cerró en 2008 alegando ruina del edificio» y que «ahora se usa para el Imef», pueda acoger « clases de apoyo para los niños en horario de tarde».