Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 29 de febrero
Miguel Ángel Ramírez, durante su declaración. Juan Carlos Alonso

Ramírez lamenta que el juez Alba «prostituyera la causa» y dice que SIC sería hoy una de las primeras empresas del país

Miguel Ángel Ramírez y Héctor de Armas declaran como acusados por presunto fraude en la ya extinta Seguridad Integral Canaria

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Miércoles, 19 de julio 2023, 15:05

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El empresario Miguel Ángel Ramírez sostiene que Seguridad Integral Canaria (SIC) sería hoy «una de las primeras compañías del país» en su sector de no haber sido por el procedimiento por presunto fraude a Hacienda y a la Seguridad Social por el que está siendo juzgado en la Audiencia de Las Palmas y en el que defiende que no ha cometido delito alguno.

En su declaración ante el tribunal, en la octava sesión del juicio, Ramírez ha asegurado que en Seguridad Integral se pagaban dietas por desplazamiento y kilometraje por la naturaleza del servicio que prestaban sus vigilantes y que también se abonaban horas extraordinarias, porque, de hecho, cuando en alguna ocasión no se hizo, los trabajadores las reclamaron y las ingresaron.

El empresario ha alegado que la propia Seguridad Social, en un informe, «no concluyó» que los pagos que hacía su empresa en concepto de dietas camuflaran horas extras, como mantienen la Fiscalía y el resto de acusaciones y han testificado durante la vista oral antiguos empleados y los inspectores de Hacienda y la Seguridad Social.

Lamenta que con el exjuez Alba «se prostituyera» la causa

Ramírez ha recalcado que siempre ha cumplido «escrupulosamente» con toda las solicitudes de información que le plantearon las autoridades, facilitando los datos que le requirieron, y que él no es responsable de que uno de los jueces instructores de la causa utilizara esa información «con otro propósito», en alusión al exjuez Salvador Alba, que cumple actualmente seis años de cárcel, y ha lamentado que «se prostituyera» la causa judicial cuando llegó a sus manos.

Asimismo, ha defendido la gestión del otro procesado, Héctor de Armas, que le sucedió como administrador único en el verano de 2011, porque fue «un éxito», hasta el punto de que consiguió que Seguridad Integral Canaria se convirtiera en la quinta del país.

Fue Héctor de Armas, según Ramírez, quien «tuvo la brillante idea» de aprovechar la reforma laboral del Gobierno de Mariano Rajoy para descolgarse del convenio colectivo del sector en España y dotar a la empresa de un pacto laboral propio con sus trabajadores y también preparó un segundo convenio que se activó en cuanto los tribunales anularon el primero.

Octava jornada del Juicio SIC, en imágenes

A USO «no le interesaba» que SIC fuera la quinta del sector

El empresario ha opinado además que al sindicato que denunció las presuntas irregularidades de Seguridad Integral Canaria, USO, «no le interesaba» que la empresa fuese la quinta de su sector en España. «Esa es la realidad», ha añadido.

Miguel Ángel Ramírez ha subrayado que «jamás» ha sido inhabilitado judicialmente y ha recordado que la pena que se le impuso hace años por las obras realizadas en su casa, en una condena que luego fue anulada, solo se le prohibía administrar empresas del sector de la construcción, actividad a la que él no se dedicaba.

Ramírez ha explicado que cuando decidió designar a Héctor de Armas como administrador único fue porque quería apartarse del mundo de la seguridad y dedicarse a sus otras empresas y porque también quería a alguien con un perfil profesional ante el crecimiento que experimentaba SIC.

En las pólizas de 2011, 2012 y 2013, figuraba como avalista

Desde entonces ha asegurado que no tomó nunca decisiones, pues le correspondían a De Armas, quien incluso estando de baja médica seguía dirigiendo la empresa a través de un chat que está aportado al procedimiento.

A preguntas de su defensa, ha aclarado que desde que De Armas era administrador «no tuvo firma en ninguna cuenta corriente» de SIC ni tampoco capacidad para hacer movimientos, que en las pólizas de crédito que firmó en 2011, 2012 y 2013 figuraba como avalista, y tampoco puede haber correos firmados por él en la cuenta de esa empresa, cuyo dominio no utilizaba.

Sobre el dinero que se dispuso de las cámaras acorazadas del Banco de España, ha señalado que él no cogió pero sí lo hizo Héctor de Armas, y que por ello lo denunció cuando se enteró de ellos después de que en 2018 le vendiera SIC, una operación en la que ha negado que le coaccionara, pues se la vendió porque tenía un plan estratégico para salvarla, ha afirmado Ramírez, quien ha indicado que el contrato lo redactó el abogado Sergio Armario y que en él reconocía que había administrado la empresa hasta entonces «sin intromisión» por su parte.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios