Borrar
Directo Alfonso Cabello anuncia los acuerdos alcanzados en el Consejo de Gobierno de Canarias
Ciudad de la justicia. Cober
A pocos días del juicio por el asesinato de Nono en Las Palmas de Gran Canaria

A pocos días del juicio por el asesinato de Nono en Las Palmas de Gran Canaria

Se solicita la prisión permanente revisable para una pareja por el supuesto delito de asesinato y una condena de seis años por detención ilegal

Efe

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 28 de marzo 2024, 14:01

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Un Jurado de la Audiencia de Las Palmas juzgará la próxima semana a una pareja a la que se acusa de matar a golpes a Antonio Ojeda García, conocido por sus allegados como Nono, de 60 años, al que supuestamente encerraron y maltrataron durante más de una semana en un piso de la capital grancanaria para robarle su pensión.

Según el escrito de la Fiscalía, para el acusado J.F.B.S. se solicita la prisión permanente revisable por el supuesto delito de asesinato y una condena de seis años por detención ilegal, pena esta última que también se pide para su pareja, Y.R.S., quien se enfrenta además a 18 años de cárcel por homicidio en comisión por omisión.

Para ambos acusados se exige el pago de una indemnización total de 100.000 euros que reclaman dos de los hermanos de la víctima por el daño moral causado.

En el escrito del Ministerio Público se indica que los dos procesados conocían y sabían dónde vivía el fallecido, quien tenía un grado de discapacidad psíquica reconocida del 66 % y dificultad para caminar por un problema en las piernas, y que cobraba una pensión de orfandad y otra de incapacidad.

Con el fin de quedarse con la pensión que percibía mensualmente, de unos 1.100 euros, los dos acusados se presentaron en la zona donde residía la víctima y lo metieron a la fuerza en un vehículo para trasladarlo al piso que compartía la pareja: una casa en «estado deplorable, con gran suciedad y desorden y sin agua corriente«, refiere la Fiscalía.

A la víctima, según el Ministerio Público, la situaron en una pequeña habitación sin puerta, con un somier y un colchón como único mobiliario y, durante el tiempo que duró su cautiverio, estuvo atado con cuerdas por las muñecas y los tobillos.

También sufrió frecuentes golpes en la cara y el cuerpo por parte del acusado y en presencia de la procesada, que tampoco hizo nada por evitarlo pese a que la víctima le pedía auxilio, añade el escrito.

Además, cuando la pareja salía del domicilio, también lo amarraban al somier, señala el fiscal, que añade que le hacían recoger los excrementos del perro que tenían.

Según la Fiscalía, el día 22 de septiembre, en hora no determinada, el acusado, en presencia de su pareja, cogió por la cabeza a la víctima y la impactó con una «fuerza brutal» contra la pared de la habitación en la que se encontraba retenida y atada, y le propinó patadas en la cara y en el resto del cuerpo, arrastrándolo a continuación hasta otro habitáculo de la casa.

Se calcula que la víctima falleció entre las 20 horas del mismo día 22 y las primeras horas del 23 de septiembre.

Según la Fiscalía, los acusados, pese a ser conscientes de la gravedad de las lesiones que presentaba, y con absoluto desprecio hacia la su vida, tomaron la decisión de dejarlo tirado en el suelo de la habitación, semidesnudo y agonizando, hasta que finalmente falleció, lo que constataron en las primeras horas de la mañana del día 23.

Ese día, el acusado barajó arrojar el cuerpo al mar, pero finalmente a sugerencia de su pajera optaron por llamar sobre las 22:51 horas al 112 y mantener que el procesado lo había acogido en la casa unos días antes y que lo había encontrado muerto al volver a su vivienda esa tarde.

Los acusados manifestaron a los agentes y sanitarios que acudieron al domicilio que desconocían el motivo del fallecimiento.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios