La obra ha ganado la plaza para uso peatonal. / ARCADIO SUÁREZ

La Plaza de España estrena imagen

Transformación. El espacio abre al público tras culminarse una actuación que ha supuesto ganar 5.000 metros cuadrados para la ciudadanía gracias a una inversión de 228.000 euros

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

Araceli López y María Álvarez no quisieron perderse este jueves la apertura al público de la renovada Plaza de España. Por eso ya ocupaban uno de los bancos de la zona junto a otras amigas cuando poco antes de las 10.30 horas llegó el alcalde capitalino, Augusto Hidalgo, para presidir junto al edil de Urbanismo, Javier Doreste, y el director general de Transportes del Gobierno de Canarias, Miguel Ángel Hernández Dámaso, el acto de inauguración de un espacio que ha sufrido una transformación total.

«Abrimos al público la nueva Plaza de España», un espacio que «era una rotonda de tráfico inmensa dentro de la ciudad» y que «se ha convertido de verdad en una plaza de 5.000 metros cuadrados ganados para el disfrute de los ciudadanos y visitantes de esta ciudad», expuso el regidor capitalino.

Hidalgo añadió que además del espacio peatonal, la actuación ha comprendido la plantación de «mil flores» y «20 árboles y palmeras», que se suman a los que «ya existían y hemos conservado», sin olvidar la restauración del «monumento de Montull para que tenga una mejor perspectiva que pueda ser disfrutada por todos los vecinos».

Además, el alcalde reseñó que esta intervención es «el remate a lo que ha sido una gran obra de peatonalización de todo Mesa y López», que «ahora nos da una perspectiva nueva» y que « va a mejorar no solo la calidad de vida de los que viven en este entorno, sino que va a ser un lugar de encuentro y de visita para los que llegan a la ciudad».

Hidalgo recordó que la obra de la Plaza de España ha supuesto «una inversión de 228.000 eurosque tenemos que agradecer al Gobierno de Canarias en el proyecto de la MetroGuagua», que si bien no va a circular por este entorno «siempre hemos dicho que era un proyecto de transformación urbana que iba a transformar todos los lugares por donde pasara, incluso los entornos por lo que no».

Sin embargo, las amigas Araceli y María tenían opiniones encontradas no tanto sobre el resultado del proyecto como de la necesidad de su realización. «A mí me gusta muchísimo», expone Alicia, mientras María cree que «esto es gastar dinero por gastar» y que mejor se hubiera empleado «en los barrios altos, que están dejados de la mano de Dios».

Tampoco estaba convencido de la actuación Ignacio García, vecino de Olof Palme. Su mayor reticencia tiene que ver con la tierra batida que se ha ubicado en torno al monumento de Montull. «Esto en invierno va a ser un fanguerío», vaticina. A su juicio, se tenía que haber optado por otros elementos, «como el picón».

A José Fernández, un coruñés de visita en la ciudad en la que reside su hija, la transformación de la Plaza de España le parece bien, aunque no la conocía en su estado original. Pero entiende que «cuantos más espacios haya para la ciudadanía, mejor». Y es que considera que «hay que humanizar las ciudades un poco, porque si no se ven muy feas».

Eso sí, tiene varias sugerencias para el alcalde. Una de ellas tiene que ver con las «muchas barreras arquitectónicas» que dice hay en la ciudad, como «aceras muy altas en Guanarteme» y «otras muy estrechas».

A Félix Santana, sin embargo, no le gustó lo que se ha hecho. Este vecino de Triana que se topó con la inauguración de la renovada plaza dice que «tienen toda la ciudad echa una mierda» y no ve el sentido «de poner una grada».

Paula Déniz es vecina de Escaleritas pero acude todos los días a Mesa y López. Y este juves no desperdició la ocasión de coincidir con el alcalde en la Plaza de España para sugerirle « que ponga cartelitos para que los perros no hagan esto un desastre». Dice que Hidalgo le comentó que «a lo mejor ponen cartelitos y algún policía», lo que la dejó contenta.

Cambios en el tráfico

El alcalde también se refirió este jueves a «los cambios en los flujos de vehículos y peatones» que conlleva esta actuación. Así, dijo que «esta obra facilita la conexión entre Paseo de Chil, Mesa y López y la calle Diderot con el carril bici», que «va a tener dos estaciones de bicicleta y de Sítycleta». Y aclaró que los vecinos de Diderot tendrán acceso a sus garajes.

En cuanto a la calle León Tolstói, dijo que «será un acceso rodonal» restringido al transporte público y escolar y a la guagua turística. Y «también habrá un acceso rodonal» en la confluencia de la rambla de Mesa y López con la Plaza de España «para los que tienen garaje en estos edificios, los taxis y los que salgan del parquin subterráneo», que podrán circular hasta la calle Galicia.

Hidalgo aseguró que con esta reordenacion se logra «calidad de vida» pues «se deja de oír los coches» para escuchar «a los pájaros». Y destacó «el pequeño anfiteatro», que será punto de encuentro y espacio para «algún pequeño evento».

Mientras explicaba esto a los medios, un vecino de Néstor de la Torre le planteó el problema que supone para esta calle el hecho de asumir gran parte del tráfico que ya no circula por Mesa y López. Hidalgo le comentó que «el tráfico va a mejorar» en esa vía con la entrada en funcionamiento, «dentro de una semana aproximadamente», del intercambiador de Concepción Arenal, que «retirará peso de tráfico».

Este ciudadano le aseguró que en la zona es difícil conciliar el sueño en las actuales circunstancias. «No dormimos», le espetó.