Ciudad de la Justicia. Arcadio Suárez

Pidió excedencia para cuidar de su abuela y solo la fue a ver un día, por lo que fue despedido

El Alto Tribunal inadmitió el recurso planteado contra una sentencia que declaraba procedente el despido de un trabajador de Endesa al que echaron por una falta muy grave

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo ha declarado la firmeza de una sentencia que consideró procedente el despido de un trabajador de Endesa que había pedido una excedencia para cuidar a su abuela enferma, pero que posteriormente se acreditó que en cinco meses solo fue a visitarla un día a la residencia donde estaba ingresada en Gran Canaria y que la misma, en cualquier caso, estaba al cuidado diario de su madre.

La sentencia ratifica la dictada por el Juzgado de lo Social número 4 de Las Palmas de Gran Canaria, que el 23 de mayo de 2019 falló a favor de Endesa Distribución Eléctrica SL que era la empresa donde trabajaba el demandante que fue despedido.

El Alto Tribunal inadmitió el recurso planteado por el trabajador que fue despedido de forma procedente. Constan como hechos relevantes en la resolución que el mismo vino prestando servicios para Endesa desde 1990 hasta que el 31 de octubre de 2018 se le notificó la carta de despido por la comisión de una falta muy grave.

Entrando en detalles, el empleado disfrutó de una excedencia por el «cuidado de su abuela» que amplió el 14 de mayo de 2018, por una duración inicial de tres meses y a efectos de inicio el día 1 de junio de 2018. La empresa se la concedió hasta que volvió a pedir una nueva prórroga el 27 de julio de 2018 por 15 meses de duración que también le dieron.

La abuela del actor estuvo interna en una residencia para personas mayores hasta principios de noviembre de 2018 y era el personal de la residencia y la madre del empleado «quienes se encargan de sus cuidados». Además, se certificó que desde junio hasta principios de noviembre de 2018, «el actor solo fue a visitar a su abuela un día, el 16 de julio de 2018».

Argumenta la Sala de lo Social del Supremo que quedó «demostrado que a pesar de haber solicitado el actor de la empresa una excedencia por cuidado de su abuela, realmente la finalidad de la misma no era para tales cuidados», sino para «tareas que nada tenían que ver», incurriendo de esta forma en «una infracción muy grave» y, por tanto, «justificativo de la decisión disciplinaria de despido tomada por la empresa».