Monteluz denuncia su abandono

Vecinos de la urbanización de Tafira Baja señalan su falta de mantenimiento y demandan más limpieza, mejora de las infraestructuras y más presencia policial para evitar la okupación de viviendas, los botellones y las carreras nocturnas.

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

La urbanización Monteluz, en Tafira Baja, es una zona residencial poblada por más de 200 viviendas unifamiliares que ofrece una imagen de tranquilidad que no se corresponde con la realidad, tal y como denuncian unos vecinos que hablan de «abandono» y que se confiesan cansados de la falta de respuesta de municipal a sus necesidades de limpieza, seguridad y mejora de unas infraestructuras que dicen llevan décadas sin ningún mantenimiento y sin renovarse.

Aseguran que se están constituyendo en asociación de vecinos para ver si de esta manera tienen más fuerza a la hora de conseguir que se atiendan unas demandas que ya han presentado por escrito al Ayuntamiento capitalino y que expusieron de primera al concejal del distrito Vgueta-Cono Sur-Tafira, Prisco Navarro, en un una visita que realizó a la zona «hace unos diez días».

Los residentes explican que el edil «fue muy amable» y escuchó sus quejas, además de informarles de «los proyectos» del Consistorio para esta parte del municipio. Unos planes que esperan no se dilaten en el tiempo, como el asfalto de algunas calles, la limpieza y desbroce de vías que en algunas zonas se vuelven peligrosas «porque hay curvas en las que tienes poca visibilidad», señalan quienes circulan por ellas a diario.

Además, reclaman más presencia policial porque tienen problemas de seguridad y señalan directamente a mafias organizadas que se aprovechan de que es una zona por la que básicamente transitan los vecinos para okupar viviendas, con el consiguiente perjuicio para sus propietarios. «Todavía estoy limpiando porque dejaron mucha basura y causaron muchos destrozos», comenta un vecino afectado al que no solo le okuparon la casa y se la desvalijaron, sino que «se llevaron hasta la fontanería», expone.

Reconoce que al final tuvo suerte «porque se pelearon entre ellos y vino la policía y se fueron», pero sabe que otros residentes aún luchan por la vía judicial para recuperar lo que es suyo.

Por ello insisten en tener más presencia policial. «No pedimos que la policía esté todo el día por aquí pero sí que venga de vez en cuando para que esta gente les vea», dicen.

Además, apuntan que los fines de semana hay grupos de jóvenes que se sitúan al final de calles como Músico Juan Reyes de Armas o Augusto Hidalgo Champsaur para reunirse y hacer botellón y carreras nocturnas que entienden un peligro para los residentes, por lo que piden «la instalación de lomos de asno».

Asimismo, comentan que estos grupos, cuando se van ya de día en muchos casos, «lo dejan todo lleno de basura». Y ponen como ejemplo el estado que presentan algunas de la laderas de una urbanización que, recuerdan, limita «con una zona que es un paraje natural protegido».

Tampoco entienden que no se actualicen infraestructuras como aceras, «en las partes en las que las hay», calzadas o postes de la luz que recuerdan a épocas del pasado y que a su juicio suponen «un peligro».

Otra de sus denuncias se centran en el estado de algunos solares que no se encuentran «vallados ni señalizados» y que tienen una altura considerable. Piden al Ayuntamiento que actúe y luego reclame a sus dueños.