Lo mejor y lo peor de la gala: Un espectáculo con brillo al que le faltó más fiesta

Más luces, muchas más, que sombras, a pesar de los condicionantes que deslucieron el espectáculo en los asientos del parque.

Alberto Artiles Castellano
ALBERTO ARTILES CASTELLANO Las Palmas de Gran Canaria

El Carnaval de 'La Tierra' de Las Palmas de Gran Canaria, ya tiene reina: Daniela Medina Ortega. Tras un año sin disfraces, galas y espectáculos en el parque Santa Catalina, la capital grancanaria volvió a coronar una reina a la espera de que, si la pandemia lo permite, pueda desfilar la reina y su corte en la calle el próximo verano junto con la reinan y el resto de mascarillas. Una gala ágil dirigida por Israel Reyes, a la que le sobró poco pero a la que le faltó fiesta. Más fiesta, y sin mascarillas. Más luces, muchas más, que sombras, a pesar de los condicionantes que deslucieron el espectáculo en los asientos del parque.

Rítmica y colorida obertura: Cumplió su función con una apuesta coral cargada de colorido y simbolismo. El carnaval de 'La Tierra' además tuvo muy presente lo que está sucediendo en Ucrania con la invasión de Rusia. La nota solidaria de la noche, la amargura de una fiesta incompleta.

Fluidez en el desfile de las candidatas a Reina: Repartidas en dos bloques de cinco, la presencia de las candidatas en el escenario estuvo a la altura del trasiego rítmico a pesar de algunas bandas sonoras de acompañamiento soporíferas. Impropias de una gala festiva.

Sobriedad y complicidad de los presentadores: Los periodistas Raquel Sánchez Silva y Paco Luis Quintana volvieron a demostrar una gran complicidad sobre el escenario, hilando con maestría el guion de la gala. Faltó perder un poco la rigidez del maestro de ceremonias.

El humor de Kike Pérez: El humorista de lanzaroteño rompió el ritmo sin estridencia, compensando la seriedad de sus compañeros de escenario. Supo salirse del guión recurriendo a guiños y la improvisación.

La unión de las murgas elevó el nivel y sentido a las actuaciones de la noche, descompasadas y, en ocasiones, por debajo del nivel esperado.

Efecto Pasillo y Rosana protagonizaron las actuaciones musicales al margen de los grupos del carnaval. Cumplieron con la misión de levantar al público de sus asientos, pero lejos de sus mejores éxitos y, en el caso de la cantautora, con problemas de sonido que deslucieron su actuación final.

Pocos disfraces y frío en el ambiente. A la reducción del aforo se unió la distancia y el protocolo covid. Eso derivó en un ambiente menos festivo que en ediciones anteriores. La Gala Drag puede levantar esto el próximo viernes, pero la presencia de menos disfraces, el frío de la noche y la distancia de seguridad, deslució el espectáculo del público en Santa Catalina.