La Policía Local se queda ahora sin instructor para las prácticas de tiro

La baja del único instructor que tenía la Policía Local deja a los agentes sin posibilidad de hacer las prácticas de tiro. USPB denuncia la falta de personal y la existencia de coches sin emisoras.

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

La obligatoriedad de realizar prácticas de tiro por parte de la Policía Local sigue en el aire. Después de los problemas que hubo con la galería de tiro antes de verano, por el impago del alquiler por parte del Ayuntamiento, ahora se suma la baja del único instructor que tiene el cuerpo, lo que imposibilita seguir ejercitando esta habilidad.

El representante de la Unión Sindical de Policía y Bomberos (USPB), Víctor García, presentó ayer un escrito en el que denuncia que «se está viviendo una situación en la sección de armamento y tiro de esta Policía que ya supera lo soportable». Según explica, de los tres policías que componían esta sección ya solo queda uno trabajando, puesto que otro cambió de destino y el subinspector responsable está de baja médica desde hace, al menos cuatro días.

Este subinspector es el único instructor de tiro que hay en la Policía. «Es la persona habilitada para dar la formación, la inspección y el acondicionamiento del tiro y de las armas», explicaron otras fuentes consultadas, quienes aclaran que la única persona que queda en la sección de armamento es un monitor. En este caso, sus funciones son las de auxiliar al instructor en el reparto de material y en los trámites administrativos.

USPB recuerda que «la ley establece que como mínimo se deben realizar dos ejercicios al año». Las últimas prácticas de tiro que dieron los agentes fue hace dos semanas, si bien el grupo de gobierno todavía no ha aclarado si finalmente pagó la factura de casi 10.000 euros que el Ayuntamiento adeudaba al club de tiro.

Desde el Consistorio, se aseguró que «nunca se han dejado de hacer prácticas de tiro» -pese a que en verano se les cerró las puertas del club- y se aclaró que tanto el instructor como el monitor están capacitados para impartir estas prácticas. Además, se aclaró que hoy se incorporará otro instructor «para que siempre haya dos personas mientras dure la baja del instructor».

Las carencias que denuncia USPB no se quedan aquí. García critica que «los veinte vehículos patrulla que se recepcionaron hace un año ni siquiera tienen la preinstalación para poder instalarlas». En su opinión, «queda al descubierto una vez más la pésima gestión que tenemos en el área de Seguridad y que soportamos tantos los profesionales de la Policía Local como los de Bomberos, repercutiendo en el servicio que prestamos y en la propia seguridad de los agentes».

El representante de los policías añade que «a esto se suma el deterioro que están teniendo las comunicaciones con las emisoras portátiles, que provocan que las unidades se queden sin cobertura».