Borrar
Imagen de archivo de la instalación desaladora en Piedra Santa. ARCADIO SUÁREZ
El juez niega al Consistorio el retracto de la venta de acciones de Emalsa que dio la mayoría a Saur
Las Palmas de Gran Canaria

El juez niega al Consistorio el retracto de la venta de acciones de Emalsa que dio la mayoría a Saur

El Ayuntamiento debía haber solicitado el derecho de tanteo porque el retracto no está contemplado en los estatutos de la sociedad

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 25 de agosto 2023, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

El Juzgado de lo Mercantil 3 de Madrid ha echado un jarro de agua fría sobre las pretensiones del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria por reconquistar la mayoría en Emalsa, que está en manos ahora de Saur (66%), participada mayoritariamente por el fondo de inversión sueco EQT. Una sentencia dictada por el magistrado-juez Jorge Montull, el pasado 31 de julio, contra la que cabe la interposición de un recurso de apelación, ha desestimado la demanda interpuesta por el Consistorio contra el traspaso de las acciones de Nuinsa Inversiones (antigua filial de Sacyr) a Gestagua (filial de Saur). Esta transacción rompió el reparto tradicional de acciones, en el que la Corporación se garantizaba la posición mayoritaria (34%) frente a los dos socios privados, Saur y Sacyr, que se reservaba cada uno un 33%.

El Ayuntamiento entiende que tenía un derecho preferente de adquisición de las acciones en cuestión. Su intención era pujar y hacerse con el 17% de las participaciones de Emalsa para conseguir controlar, desde el ámbito público, el 51% de la empresa mixta y dejar a los socios franceses con el 49% restante.

Sin embargo, la petición del Consistorio capitalino se formuló de manera errónea, como establece el juez, ya que se pidió el retracto, cuando en los estatutos de Emalsa solo está contemplado el tanteo.

La clave: diferencia entre retracto y tanteo

La diferencia entre las dos formas de ejercer el derecho preferente de compra es sutil pero ha resultado clave en este procedimiento judicial. El tanteo se ejerce antes de que se transmita la propiedad, mientras que el retracto se ejercita después de la transacción y obliga a retrotraerla para garantizar la participación del interesado.

En este caso, los servicios jurídicos municipales reclamaron la aplicación del artículo 9 de los estatutos de Emalsa para conseguir que «se declare haber lugar al ejercicio del derecho de retracto por parte del Ayuntamiento de Las palmas de Gran canaria sobre el 17% de las acciones objeto de compraventa».

Sin embargo, en dicho artículo solo está recogido el derecho de tanteo. «Si en el presente caso, los estatutos sociales únicamente previeron el ejercicio de un derecho de tanteo, pero no de retracto, no cabe ejercer éste último utilizando la regulación de primero», argumenta el magistrado, «por tanto, hay que concluir que, como oponen las demandadas, el derecho que trata de ejercer la parte demandante es un derecho que no tiene reconocido legalmente, por lo que no es posible tal ejercicio».

Desde 1992

Emalsa, que se constituyó en 1992 como una empresa mixta formada por el Ayuntamiento (34%), Unelco (33%) y Saur (33%), cambió su composición cuando la eléctrica vendió su participación a Valoriza (Sacyr) en 2005.

Pese a este cambio de socios, el reparto accionarial se mantuvo inalterado hasta 2018. En junio de ese año, Valoriza transfirió a Nuinsa Inversiones el paquete del 33% de Emalsa; y solo un mes después, Nuinsa vendió sus acciones a Gestagua (que pertenece a Saur). De este modo, la multinacional francesa sumaba al 33% de su propiedad de Emalsa, el otro 33% que recién compró al otro socio, Valoriza, garantizándose así la posición mayoritaria en Emalsa.

En su escrito de demanda, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria defendió que la compraventa de las acciones entre Nuinsa y Gestagua no se ajustó a derecho ya que implica una posición dominante de la parte privada, lo que atenta contra los estatutos de la gestora del ciclo integral del agua en la ciudad.

«Pero lo relevante a efectos del pleito no son las consideraciones por las que la parte demandante considera la transmisión de las acciones de Nuinsa no ajustada a Derecho, sino la consecuencia de dicha circunstancia. La referida infracción deberá tener efectos, en su caso, sobre la validez de la transmisión, pero lo que no determina es el ejercicio por la demandante de un derecho del que carece», expone el magistrado respecto al retracto, «es ajeno a este pleito si la transmisión de las acciones supuso la infracción de algún precepto legal o estatutario, antes al contrario, el ejercicio del derecho de retracto presupone la validez de la transmisión respecto de la que se pretende».

«Anudar una supuesta invalidez de la transmisión de acciones al reconocimiento a la parte demandante de un derecho del que carece es una consecuencia jurídica que carece de amparo legal alguno», prosigue la sentencia, que también impone las costas al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria.

Edificio en el que están las oficinas de Emalsa. C7

Un litigio que llegó a entrar en tres juzgados de Madrid

La concentración de la mayoría accionarial de Emalsa en manos de Saur se dirime judicialmente en Madrid, en tres pleitos diferentes sustanciados en el ámbito de lo mercantil.

A fines del 2018, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran canaria presentó su primera demanda contra la referida transacción en la capital grancanaria, pero el juzgado de aquí se declaró incompetente en el asunto porque todas las empresas demandadas (Sacyr y su filial Valoriza; y Saur, como matriz de Gestagua y Nuinsa Inversiones) tenían su sede social en la capital de España, que fue donde se materializó el traspaso de las acciones de Emalsa entre Sacyr y Gestagua.

Por eso, el pleito fue llevado a Madrid. Y allí se llegó a poner el asunto sobre la mesa de tres juzgados diferentes, todos de lo Mercantil. El primero de ellos, el número 3, que es el que se pronuncia ahora, inadmitió la demanda por entender que llegaba fuera de plazo, pero un recurso judicial municipal obtuvo el pronunciamiento favorable de la Audiencia Provincial de Madrid, que anuló la inadmisión a trámite.

Sí se admitió a trámite en otros dos juzgados de lo Mercantil de Madrid, el cuatro y el siete.

Además, quince directivos de Emalsa tienen en el horizonte un juicio en la Audiencia Provincial de Las Palmas por un

supuesto quebranto económico

-valorado en unos 23 millones de euros- en las adjudicaciones de contratos a la antigua Sercanarias, filial de Emalsa constituida por los dos socios privados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios