Obra en ejecución en una vía del barrio de La Isleta. / JUAN CARLOS ALONSO

La Isleta, un barrio en construcción

El Ayuntamiento ha concedido más de una treintena de licencias urbanísticas en este núcleo capitalino en el primer semestre del año

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

La Isleta es en estos momentos un barrio en obras. Eso es algo que puede constatar cualquier residente de la zona o las personas que transiten habitualmente por unas calles que están salpicadas de proyectos en marcha relacionados con reformas, rehabilitación, demolición, ampliación o nueva construcción de edificaciones.

Así, resulta extraño avanzar unos metros sin escuchar el ruido de un taladro, una mezcladora, o percatarse de la presencia de camiones en los que se transportan los escombros que se generan en estas actuaciones o de una grúa que permite surtir del material preciso para llevarlas a cabo.

Tampoco es raro que en determinadas horas del día el importante tráfico que registra el barrio se vea afectado por los cierres puntuales de vías a los que obligan bien los trabajos de carga como los de descarga, además de otros imprescindibles para el desarrollo de las obras.

Más del 30% de las 32 licencias otorgadas corresponden a actuaciones de demolición, que suman una decena

La evidencia que se palpa a simple vista se certifica con los datos oficiales. Y es que el Ayuntamiento capitalino constata la concesión de un total de 32 licencias urbanísticas para otras tantas actuaciones en La Isleta entre enero y junio de este año.

Según los datos que maneja el Consistorio, de esas 32 licencias, ocho se corresponden con proyectos de nueva planta entre los que se encuentran un inmueble de viviendas y oficinas en la calle de La Naval, otro proyecto constituido por planta baja y otras dos altura con uso residencial en Veneguera, un edificio entre medianeras de tres plantas con dos viviendas y garaje en Faicanes o una vivienda unifamiliar en Pérez Muñoz.

Además, en el listado de autorizaciones otorgadas por la entidad municipal figura una decena de demoliciones de construcciones ya existentes, incluido un edifico industrial, en vías como Sucre, Palmar, Osorio, Andamana. Perchel, Atindana o Anzofé. Dos de estas intervenciones incluyen actuaciones para nuevas edificaciones en su lugar.

De igual modo, el Ayuntamiento ha dado el visto bueno en lo que va de año a seis proyectos de reforma en el barrio de La Isleta y ha otorgado otras tantas autorizaciones urbanísticas para la ampliación de un inmueble en la calle Pérez Muñoz, reforma y ampliación de un edificio en Juan Rejón, ampliación de oficinas para nave industrial en Cuzco o para la ampliación de un taller motores marinos en Pinillos Izquierdo, en El Sebadal.

Asimismo, desde el departamento de Urbanismo de la entidad municipal se ha autorizado una licencia de rehabilitación para acometer un refuerzo estructural para la apertura en la fachada un hueco para puerta garaje y apertura de huecos en interior de vivienda en la planta baja de una edificación unifamiliar existente, en la calle Verónica.

También se ha concedido licencia de modificado de proyecto para proceder a un cambio en el número de trasteros, en la calle de La Naval; y, por último, una licencia para la ampliación de una gasolinera que se ubica en la calle Quito.

Esta realidad se analiza desde el área de Urbanismo de la Corporación local «como un fenómeno positivo en términos generales». Así, el edil responsable del área, Javier Doreste, entiende que «la parte buena es la regeneración del barrio, la rehabilitación económica, la generación de economía». Y considera que « el peligro de gentrificación» de este núcleo de gran atractivo turístico por su cercanía a la playa de Las Canteras se controla mejor ya que son actuaciones que «parten de los propios vecinos de La Isleta», algo que dice es «una cosa singular» de este barrio ya que no se da algo similar en ningún otro de la ciudad.

Señalar que a estas actuaciones se suman otras ya en marcha con anterioridad en la zona, como es el caso de la ampliación del Hotel Cordial Vista Acuario, que se ubica entre las calles Juan Rejón, Pérez Muñoz y Rosarito. Un espacio que verá duplicada su actual oferta alojativa al pasar de 30 a 60 habitaciones dobles gracias a la anexión del edificio colindante, un inmueble que solo contaba con la estructura en Rosarito y que también mira hacia Juan Rejón, que se prevé este concluido a finales de año.