El fiscal Anticorrupción, Javier Ródenas, durante un juicio. / Arcadio suárez

Tribunales

El investigado: «Al hijo puta fiscal le falta un tiro en la nuca»

Amenazó a Javier Ródenas. Un sujeto insulta y desea la muerte al fiscal Anticorrupción en decenas de ocasiones en la Red. Cuelga su foto junto a ahorcados, ataúdes y armas. Se le imputan amenazas y calumnias

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Desgraciadamente, los episodios violentos denunciados en los edificios judiciales no solo han tenido como diana a los jueces. En el Ministerio Público también han sufrido episodios muy desagradables como el experimentado por el delegado de la Fiscalía Especial contra la Corrupción y Criminalidad Organizada, Javier Ródenas, que sufrió insultos de todo tipo de un individuo residente en Telde, quien además le deseó la muerte en varias ocasiones en las redes sociales. «Al hijo puta fiscal le falta un tiro en la nuca de Hitler», llegó a escribir. Estos hechos los reconoció el propio investigado en su declaración ante el juez instructor.

El procedimiento se inicia a principios de este año, cuando un ciudadano envió un correo electrónico a la Fiscalía General de Estado (FGE) dando cuenta de determinados comentarios de carácter ofensivo contra Javier Ródenas, efectuados por un usuario que se identificaba con nombres y apellidos.

La Unidad de Criminalidad Informática y la Policía Nacional descubrieron un perfil de Twitter en el que había numerosos mensajes como uno que tachaba de «delincuente» a Ródenas, que trabaja «en los juzgados cueva de Alí Babá», añadiendo una foto suya con el siguiente texto: «Foto del corrupto fiscal Javier Ródenas, en la que se puede observar, la cara de hijo puta que tiene el mafioso». Había otros tuits similares en los que unía una imagen del fiscal en primer plano y, junto a ella, una foto de una persona ahorcada en un árbol con el texto añadido: «Muerte al hijo puta fiscal español Javier Ródenas». En otros, añadía una foto de varios guardias civiles portando un féretro cubierto con la bandera de España.

A través de la Oficina de Enlace de la FGE, se pudo determinar que el titular del perfil de Twitter era César I. S., un vecino de Telde, de 71 años, que había coincidido como acusado con Javier Ródenas en un juicio que se celebró en el Juzgado de lo Penal número 6 de la capital grancanaria hace años. En el mismo fue condenado por haber injuriado a Antonio Castro Feliciano, que fuera presidente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias.

Vídeo. Imágenes del «canal anticorrupción» difundidas por el investigado. / C7

Los investigadores detectaron en este perfil, creado en abril de 2019, contenía 91 tweets que el usuario repetía de forma periódica y que había retuiteado a varios medios de comunicación, al portavoz de la asociación Jueces para la Democracia, a varios políticos y al presidente del Gobierno de España.

El investigado también abrió una página de Facebook en la que repetía los mismos mensajes con imágenes del fiscal Anticorrupción en los que profería expresiones como «degenerado, tipejo, delincuente, corrupto, mafioso e hijo puta», a los que añadió uno de suma gravedad en el que escribió la siguiente frase: «A este hijo puta fiscal español le hace falta un tiro en la nuca de Hitler o, en su caso, colgarlo por los huevos», escribió.

Por último, el 6 de junio de 2020 descubrieron que volvió a publicar un vídeo en un canal YouTube con el nombre 'Canal Cóndor' que ya había colgado el 30 de mayo de 2019, en el que se escuchaba al investigado denunciar «a la corrupción judicial del palacio de justicia de Las Palmas de Gran Canaria», donde «trabaja una banda de delincuentes, formada por magistrados y fiscales», para después reproducir el sonido de varios disparos de armas añadiendo que los mismos eran el «lodo sonoro del canal que significa el ajuste de cuentas».

César I. S. fue denunciado por un presunto delito de amenazas y calumnias y citado a declarar y en el Juzgado de Instrucción número 1 de Telde. Reconoció haber publicado en las redes sociales y en YouTube todos los mensajes y afirmó que lo hizo porque había «un problema judicial muy grave que hay que arreglar» y que por eso lo hacía.

En este caso y al contrario que el de la magistrada Díaz, el investigado quedó en libertad con cargos a la espera de que se le realice un informe forense para determinar su grado de imputabilidad. Se da la circunstancia de que César I. S. está sometido a una tuteta por parte del Instituto de Atención Social y Sociosanitario del Cabildo Insular de Gran Canaria.