Protesta de guagüeros en las puertas de las oficinas municipales en el año 2009. / C7

Guaguas se enfrenta «a la mayor huelga desde 1996»

La penúltima mesa de diálogo entre empresa y trabajadores acaba sin frutos en medio de una creciente sensación de conflictividad

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La penúltima ronda de negociaciones entre la empresa Guaguas Municipales y el comité de huelga volvió a acabar sin acuerdo y la huelga está cada vez más cerca. De hecho, a medida que se acerca el lunes -cuando está previsto que se inicien las movilizaciones en defensa de las 35 horas semanales de trabajo sin ninguna compensación- cada vez suenan más los tambores de guerra. «Se creen que están en el minuto uno de la negociación pero se van a enfrentar al mayor conflicto en Guaguas Municipales desde 1996», expuso el secretario del comité de huelga, Wolfang Alcántara, quien se refiere a las movilizaciones que duraron seis meses, entre 1995 y 1996, por un intento de negociar a la baja el contenido del convenio colectivo.

La empresa puso sobre la mesa ayer, según explicaron los trabajadores, la posibilidad de aplicar una moratoria de dos años a las 35 horas de trabajo. Así, se trabajaría hasta 2024 un total de 36,5 horas semanales.

Los guagüeros consideran que esta propuesta resulta inaceptable. «En este Ayuntamiento no se ha aplicado la moratoria de dos años a ningún trabajador, ni a la Policía Local», argumentó Alcántara, «nosotros fuimos los únicos que esperamos para que se aplicara las 35 horas y ahora nos piden dos años más para sacarnos la lasca».

Los trabajadores de Guaguas Municipales también rechazaron la propuesta de aumentar la hora de finalización de la jornada laboral hasta la medianoche (en estos momentos está fijada a las 23.15 horas); y el incremento de la duración del turno partido hasta las trece horas (frente a las once horas que están vigentes en la actualidad). «Esto es una barbaridad», indicó el secretario del comité de huelga.

«Ahí no reside ni la viabilidad de la empresa ni la productividad», prosiguió Wolfang Alcántara, «a quien único perjudica esto es a los conductores». E insiste en que los empleados de la compañía «no vamos a entregar el convenio colectivo».

Desde la empresa se aseguró que se está inmerso en una «negociación progresiva. «Se han alcanzado acuerdos en asuntos como la vigencia del convenio, el incremento retributivo, la jubilación parcial y la conversión de trabajadores temporales a indefinidos», expuso un portavoz, « se están matizando las propuestas sobre las medidas que posibilitarán la consolidación del acuerdo sobre las 35 horas».

El «último cartucho» que queda antes del comienzo de la huelga es el de la reunión de este viernes. «Si quieren huelga, la van a tener», resume el representante de los guagüeros, «hemos sido razonables y hemos hecho propuestas, pero ellos lo quieren todo y están enrocados».

El calendario de paros se iniciará el lunes 29 de noviembre, entre las 06.30 y las 09.00 horas, por la mañana, y de 20.00 a 22.30 horas por la noche. Si no se llega a un acuerdo antes, las protestas se repetirán en el mismo horarios los días 1, 3, 7, 10, 13, 15, 17, 20 y 22. Además, se ha previsto la celebración de una última jornada de paro el 24 de diciembre solo en el horario de mañana, entre las 06.30 y las 09.00 horas. Los servicios mínimos serán del 60%, algo que los trabajadores consideran abusivo.