Reunión de vecinos afectados por el cambio de la línea 224. / C7

La guagua exprés que te hace caminar en Lomo Los Frailes

Vecinos de las viviendas sociales denuncian la eliminación de cinco paradas con la nueva configuración de la 224 de Global. El Cabildo responde que solo se trasladan unos metros

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

La transformación de la guagua 224 de Global en una línea exprés ha tardado menos en provocar el rechazo de Lomo Los Frailes que lo que necesita el servicio público en cubrir el trayecto entre ese barrio y el parque de San Telmo. Vecinos de las viviendas sociales y la federación de asociaciones de vecinos de Las Medianías han denunciado la desaparición de las cinco paradas más próximas a los grupos residenciales de las 289 y las 231 viviendas, en concreto la de las calles Naín, Juan González Travieso Primer Cura de San Lorenzo, Carmen Laforet y Patricia Guerra Cabrera.

«Son paradas muy importantes que prestan servicio a los grupos de casas más alejadas», explica uno de los afectados.

«Nos afecta mucho», asegura otra vecina de nombre Estrella, «sobre todo a primera hora, con este cambio la gente va a tener que ir caminado un trecho, y cuando llueva, será peor».

Problemas de maniobrabilidad

Desde el área insular de Transportes se asegura que el cambio no elimina paradas, aunque sí las traslada. Calcula que la distancia que ahora tendrán que caminar estos vecinos es de unos trescientos metros aproximadamente y justifica la decisión en que se estaban produciendo muchos problemas por los coches mal aparcados, que dificultaban la operativa de las guaguas.

Esta misma explicación la dan las fuentes de Global. «Estábamos teniendo dificultades con los coches mal aparcados a diario, durante años, que afectaban al servicio público», detallaron, « la guagua no podía pasar y teníamos que llamar a la Policía, que no siempre llegaba. Por más que nos quejamos a Tráfico, nunca se solucionó». Al final, lo que se hizo fue realizar el mismo recorrido que hace Guaguas en esta parte del barrio.

Vecinas junto a una de las paradas eliminadas. / C7

Los vecinos, en cambio, entienden que no se puede decir que sea una cuestión de una distancia pequeña porque afecta a muchas personas con movilidad reducida. «Son justo los ciudadanos a los que ahora les quedan más lejos las paradas», insisten los afectados, que prefieren no identificarse. «A ellos sí les va a costar llegar a las paradas», añade Estrella.

Estos ciudadanos aseguran que el cambio no solo les resultó perjudicial, sino que tampoco nadie preguntó en el vecindario si lo querían. Y, encima, «tampoco avisaron y la gente se quedó tirada en las paradas».

Global sí colocó algunos carteles de advertencia, como ocurrió en la parada 239061 (la del grupo de viviendas 289), en la que se informaba de que quedaba fuera de servicio y se proponían como alternativas la 239071 (supermercado Spar) y la 239031 (asociación de vecinos).

La federación Las Medianías considera que esta decisión es un ejemplo más del abandono en que el consejero Miguel Ángel Pérez del Pino tiene a esta parte de la ciudad. Citan, como muestras, la falta de conexión con la circunvalación o la implantación de los taxiguaguas a demanda.