Borrar
Los dos acusados, en primer término, durante la segunda y última sesión de este juicio. F. J. F.

Los forenses son concluyentes: había ADN de los dos acusados

Tribunales ·

La fiscal Cristina Coterón se reafirma en su petición de condena de ocho y 16 años de cárcel para cada uno de los acusados de violar a una joven

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 30 de mayo 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

Los forenses que depusieron en la segunda y última jornada del juicio contra dos personas acusadas de haber violado a una mujer en un domicilio de Schamann, fueron concluyentes al afirmar que encontraron restos biológicos de ambos en la ropa interior de la víctima y en la sábana donde se produjeron los presuntos hechos, además de semen y ADN de ella en los calzoncillos de uno de los encausados.

Un hecho que, sumado al «testimonio coherente» de la denunciante «y persistente en el que, además, no se encuentra ningún motivo por el que induzca a pensar que la víctima ha tenido intención de mentir o recibir algún tipo de ganancia secundaria por este hecho». Una versión que «no deja lugar a dudas» de que Cristian C. M. R. y Ángel Leonardo L. Q. «violaron a la víctima», según relató la fiscal Cristina Coterón en su informe final.

La representante del Ministerio Público elevó a definitivas sus conclusiones en las que interesa una condena de ocho y 16 años, respectivamente, para los dos acusados de agresión sexual.

Por una parte, explicó, «Cristian Carlos negó primero haber mantenido relaciones sexuales y dijo que no recordaba nada. Pero una vez evidenciado que había restos biológicos suyos en la vagina de la mujer, manifestó que las relaciones existieron aunque fueron consentidas en el dormitorio», expuso. «El acusado se situó como una víctima de una amenaza de Ángel Leonardo, alegando que sintió miedo del que era su amigo, por lo que entendemos que el testimonio carece de credibilidad alguna», sostuvo la fiscal.

Respecto a Ángel Leonardo, «fue el autor por cooperación necesaria de una agresión sexual al intimidar a su amigo para que se produjera el delito y también como autor de otro delito de violación. Hay restos de ADN suyo y ha quedado probado la intimidación ejercida por su parte dentro de la habitación».

Por su parte, las defensas insistieron nuevamente en la inocencia de sus clientes. El letrado Pedro García, que representa a Cristian C. M. R. explicó que no había «pruebas que le incriminasen» y, el cualquier caso, «quedó probado durante el juicio que el acusado sí mantuvo relaciones, pero fueron consentidas y siempre amenazado y amedrentado por parte de Ángel Leonardo. No hay elemento probatorio que indique que Cristian se confabuló con Ángel Leonardo para mantener relaciones sexuales con Valentina».

Mientras, el letrado de Ángel Leonardo se limitó a decir que «lo único que hay aquí es una mancha en un calzoncillo verde de mi mandante que se pudo producir por el roce entre dos calzoncillos», dijo. «Se habla de una amenaza no concretada. La señora llevaba toda la noche allí con tres varones y se metió en una pelea, ¿dónde está el miedo que tenía esa señora?».

Por último, Ángel Leonardo L. Q. declaró en su turno de última palabra que «a esa mujer no la toqué para nada, ellos -en referencia al otro acusado y la víctima- son adultos, me acabo de enterar que había un chat en el que había vídeos, que ellos se hablaban, se mandaban fotos, y yo no tenía idea de eso. Yo a ella no la he tocado», expuso.

El juicio quedó visto para sentencia que dictará la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de Las Palmas.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios