El pacto cree que la MetroGuagua representa el interés general

El Ayuntamiento valoró de manera positiva el auto que permite continuar con las obras de la guagua exprés. Opina que se ha dado prevalencia a la ciudad sobre «el interés particular legítimo».

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA

El grupo de gobierno saludó el reciente auto del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) que vuelve a rechazar, por segunda vez consecutiva, la solicitud de la asociación de vecinos Defensa de Ciudad Jardín de suspensión cautelar de las obras de implantación de la MetroGuagua en la parte baja de la ciudad.

«Estamos satisfechos porque ratifica la decisión judicial anterior y podemos seguir trabajando de un modo tranquilo», expuso ayer el concejal de Movilidad del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, José Eduardo Ramírez.

El edil reconoce que aunque el auto no entra en el fondo del asunto, sí hay motivos para el optimismo por los argumentos empleados por los magistrados de la sección segunda de la Sala de lo Contencioso-Administrativo. «Sí plantea que el interés general está por encima de los intereses particulares legítimos», indicó José Eduardo Ramírez, «y pone sobre la mesa la contradicción sobre la supuesta falta de información y la petición de ilegalidad de la obra» en base a esa supuesta falta de información.

Se refiere el edil al argumento utilizado por los magistrados. Dice el auto al respecto que «la propia referencia que hace la asociación de vecinos a la escasa información con la que contó para ejercitar la acción y solicitar la medida cautelar, es un argumento también poderoso para rechazar la tutela cautelar en el momento en el que se ejercita, esto es, precisamente esa falta de información -que se achaca a la falta de transparencia municipal- podrá ser paliada en el curso del proceso».

Respecto al troceamiento del proyecto, también criticado por los vecinos, el concejal de Movilidad explicó que el proyecto global «está avalado por el Plan de Movilidad Urbana Sostenible y por el Plan General de Ordenación, pero si se hubiera hecho todo de golpe hubiera generado un caos en la ciudad». Por eso, aclaró, «se ha hecho por fases, para no ejercer mucha presión sobre ninguna zona de la ciudad». Y abundó que «cada fase tiene su proyecto».

Por su parte, el edil Pedro Quevedo se mostró convencido de que «iba a ocurrir» lo que ha dictado el auto. Y definió el proyecto de la MetroGuagua como una necesidad para potenciar el transporte público de la ciudad. «No era posible un metro y un tranvía no nos convencía pero sí era necesario apostar por un sistema de transporte de alta capacidad», apuntó. «No teníamos dudas», añadió respecto al procedimiento empleado para la implantación de la guagua exprés.

Los dos concejales hicieron estas declaraciones en el acto de presentación de ocho nuevas guaguas de 18 metros, que servirán en las líneas de mayor demanda de viajeros. Así, se incorporarán de inmediato a las rutas que cubren las líneas 33, 91, 26, 12 y 17.

La compra de estas guaguas ha supuesto un desembolso de unos 2,5 millones de euros y forma parte del plan de renovación de la flota, que entre 2018 y 2019 dos años permitirá incorporar 86 nuevos vehículos, lo que supone un tercio de todas las unidades que tiene la compañía en sus cocheras.