En la imagen, Sergio Aneiros durante un acto de la Casa de Galicia de la que era miembro activo. / C7

Habían creado un grupo de WhatsApp que se llamaba 'Todos contra Sergio'

Los agentes examinan los teléfonos móviles de los investigados, la testigo y de Sergio Aneiros para determinar el contexto en el que se produjo el crimen

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

Los investigadores del Grupo de Homicidios de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Las Palmas siguen la pista de un supuesto grupo de WhatsApp de nombre 'Todos contra Sergio', en referencia al joven que falleció de forma violenta el pasado jueves 24 en el barrio de La Minilla. Al parecer y según fuentes de la investigación, ese grupo lo había creado la testigo -que fue pareja de Aneiros- y que en el momento de los hechos estaba manteniendo una relación sentimental con el investigado Luis Alejandro M.V.

Según las pesquisas y a pesar de que ninguna de las personas que comparecieron ante la autoridad judicial desvelaron en primera instancia la existencia de este supuesto grupo, el mismo tenía como administradora a esta joven de 19 años, que era el nexo de unión entre la pandilla de amigos de Aneiros y la de los dos investigados. Al parecer, esta chica lo creó con ese nombre ya que estos últimos y su entorno no se sentían especialmente cómodos con la presencia de la víctima. Supuestamente, el motivo principal era que sabían que Aneiros había mantenido una relación sentimental con ella y que, incluso, seguían comunicándose y viéndose de forma regular, a pesar de que ella era la actual pareja del principal sospechoso del crimen.

DETALLES

  • Detención Los agentes localizaron por teléfono a Luis Alejandro M.V. y procedieron a su detención pasadas las doce de la noche del 25. El sujeto se encontraba sentado en un banco de la calle Santiago García Sastre, de Escaleritas.

  • Un enfermero ayudó Cuando Aneiros estaba en el suelo inconsciente, un enfermero del Hospital Insular que paseaba por la zona se percató de los hechos y, mientras llegaba la ambulancia, estuvo practicándole maniobras de reanimación.

El trabajo de los agentes de Homicidios está centrado, entre otras pesquisas, en examinar el contenido de los teléfonos móviles que requisaron a los dos investigados y a la testigo y también el del terminal que encontraron en una zona cercana al lugar de los hechos y que era presuntamente de la víctima, todo ello con el propósito de analizar las conversaciones que mantuvieron entre ellos y también las del supuesto grupo 'Todos contra Sergio'.

Vídeo.

Hay que recordar que Luis Alejandro M.V. robó presuntamente el aparato marca Xiaomi Note y el reloj Amazfit GTR a Aneiros cuando el joven yacía inconsciente en el suelo. Luego, según declaró su amigo que está siendo investigado por un delito de omisión del deber de socorro, le escribió un mensaje cuando se marcharon del parque diciéndole que la víctima tenía «dos tarjetas en el teléfono, una de Movistar y otra de memoria de 2 gigas». Al leerlo, prosiguió su relato, imaginó que la intención del autor de la agresión era la de vender el teléfono, aunque finalmente no fue así ya que lo tiró en una zona ajardinada de La Minilla.

Los agentes también han examinado las imágenes captadas por las cámaras de seguridad de tres inmuebles ubicados en la calle Concejal García Feo y del IES La Minilla, para analizar todos los movimientos de los investigados en la zona el fatídico día 24 de febrero.

Por el momento, el único que permanece en prisión provisional, comunicada y sin fianza es Luis Alejandro M.V. puesto que la autoridad judicial tuvo en cuenta la gravedad de los hechos, la duración de la posible pena que se le podía imponer, la imposibilidad de celebrar un juicio en su ausencia y que no constaba «arraigo suficiente» para «conjurar el riesgo de sustracción a la acción de la Justicia», determinó el instructor en un auto.

Por su parte, el amigo que presenció los hechos está en libertad pero investigado por un delito de omisión de deber de socorro ya que, entiende el magistrado, no atendió a la víctima ni llamó a los servicios de emergencia a pesar de la gravedad de las lesiones que sufría Aneiros y que acabaron con su vida.