Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 13 de junio
El condenado, a la izquierda de la imagen junto a su letrado. F. J. F.
Condenan al santero que agredió sexualmente al hijo menor de su pareja

Condenan al santero que agredió sexualmente al hijo menor de su pareja

Tribunales ·

La Sección Primera le impuso una pena de 10 años y medio de prisión. Aprovechó los rituales religiosos que realizaba para someter al niño

Francisco José Fajardo

Las Palmas de Gran Canaria

Jueves, 6 de junio 2024, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

La Audiencia Provincial de Las Palmas de Gran Canaria ha condenado a Gustavo Javier González a 10 años y medio de prisión por un delito continuado agravado de agresión sexual con acceso carnal a un menor de 16 años cometido sobre el hijo de su expareja. Los hechos ocurrieron entre agosto de 2017 y mayo de 2019, en el domicilio familiar donde convivía con la madre del menor.

El condenado, taxista y practicante de ritos de santería cubana, utilizó su relación de pareja con la madre del menor para acceder al niño y cometer los abusos. Según los hechos probados, González llevó al menor a una habitación sin ventanas en la vivienda familiar, aprovechando la penumbra del lugar y la ausencia de la madre. En este espacio, obligó al niño a realizarle actos sexuales en dos ocasiones distintas: la primera en un día indeterminado de agosto de 2017, y la segunda el 30 de agosto del mismo año.

El menor reveló los abusos a su madre en mayo de 2019, lo que derivó en la denuncia.

La Audiencia Provincial basó su sentencia en la solidez y coherencia de las pruebas presentadas. La Sala destacó la credibilidad del testimonio del menor, apoyado por el informe pericial psicológico que corroboró su relato. Las declaraciones del niño fueron «consistentes» y «detalladas», sin indicios de «invención o manipulación». Los testimonios de la madre y el padre del menor coincidieron en aspectos esenciales, reforzando la veracidad de las acusaciones.

El Tribunal consideró fundamental la relación de confianza que el acusado había establecido con la familia, aprovechándose de su rol como pareja de la madre y de su supuesta autoridad como practicante de santería, lo que facilitó la comisión de los abusos.

Este abuso de confianza y poder sobre el menor fue considerado un agravante en la sentencia.

La sentencia detalla como el menor relató con angustia los dos incidentes de agresión sexual que experimentó a manos del condenado. Describió cómo, bajo el pretexto de realizar santería, lo llevó a una habitación sin ventanas y lo obligó a realizar actos sexuales, mientras que su madre expuso que nunca estuvo al tanto de estos rituales ni de la situación que se desarrollaba en su hogar.

Los padres del niño detallaron el cambio en el comportamiento de su hijo tras los incidentes, evidenciando un retraimiento significativo y miedo a la oscuridad. El padre biológico confirmó que fue durante un viaje en coche cuando su hijo le reveló lo sucedido, unos hechos que, según la psicóloga forense, le generaron bloqueos ocasionales, dispersión y una evidente falta de energía emocional.

El fallo, que tuvo como ponente al magistrado Pedro Herrera Puentes, consideró que la actuación del acusado había generado un profundo impacto en la vida del menor, afectando su desarrollo y bienestar emocional.

Como resultado, la Audiencia Provincial condenó a Gustavo Javier González García a 10 años y medio de prisión y además le impuso la prohibición de comunicación y acercamiento a la víctima durante el tiempo de la condena «más cinco años».

También se le ordenó indemnizar al menor con 20.000 euros por los daños morales causados por los hechos juzgados.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios