En la imagen, los tres condenados durante la vista oral. / C7

Los condenan por degollar a un baifo en un ritual de santería con una menor delante

Los tres acusados aceptaron nueve meses de cárcel y una prohibición para tener animales o trabajar con ellos durante cuatro años

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El Juzgado de lo Penal número 3 de Las Palmas de Gran Canaria condenó de conformidad a tres personas que fueron acusadas de haber degollado a un baifo durante un ritual de santería, todo ello en presencia de una menor de edad. Los vecinos que escucharon los chillidos del animal fueron los que avisaron a la Guardia Civil que se personó en la vivienda donde estaban ocurriendo los hechos ubicada en el municipio norteño de Gáldar.

Los condenados fueron Domingo Jesús Jiménez Álamo, Gustavo Santiago Suárez y José Manuel Domínguez Betancor y todos reconocieron ante el magistrado Juan Gallego Ortiz la comisión de los hechos que el fiscal delegado de Medio Ambiente, Carlos Fernández Seijo, había calificado como un delito de maltrato animal.

Se trata de la primera condena por este tipo delictivo que se impone en la provincia de Las Palmas en unos hechos cometidos durante un ritual de santería. La misma lleva aparejada la inhabilitación especial para cualquier profesión, oficio o comercio relacionado con animales y la tenencia de los mismos por un periodo total de cuatro años para los tres culpables.

Imagen del juicio. / C7

En Hoya Pineda

Los hechos objeto de reproche penal se produjeron con motivo de la visita efectuada por agentes de la Guardia Civil el día 10 de junio de 2020 a una vivienda situada en el barrio galdense de Hoya Pineda.

Fue sobre las 20.35 horas cuando un vecino llamó por teléfono a la Benemérita ya que, según manifestó a los agentes, estaba escuchando ruidos de animal procedentes de una vivienda cercana.

Al llegar, los guardias civiles se encontraron que tres personas estaban celebrando un «rito o ceremonial santero», determinó el fiscal de Medio Ambiente. En el mismo participaban los tres acusados, aunque era Domingo Jesús Jiménez Álamo el que llevaba la «dirección» de ese ritual, un acusado que en 2013 había sido condenado como autor de un delito de robo con violencia e intimidación por el Juzgado de Instrucción número 6 de Las Palmas de Gran Canaria. El propio Domingo Jesús estaba llevando a cabo esta ceremonia con su hija de once años presente en la misma.

Un vecino que escuchó los chillidos de la cría antes de ser sacrificada alertó a la Guardia Civil en unos hechos ocurridos en Gáldar

De esta forma y, según describió el fiscal, «con evidente intención de atentar contra la fauna», los acusados dieron muerte, mediante la técnica de degollamiento con un cuchillo de cocina, a una cría de cabra o baifo que, previamente, habían comprado.

Esta cría fue sacrificada momentos antes de que llegaran al lugar los agentes de la Guardia Civil.

Al reconocer los hechos, los condenados llegaron a un acuerdo con el Ministerio Público que, en un principio, había interesado una pena para los tres de 18 meses de cárcel.

Hay más casos en fase de investigación

Aunque esta es la primera condena, la Guardia Civil ha actuado en más asuntos relacionado con sacrificios de animales para rituales. Uno de ellos ocurrió en septiembre de 2018, cuando el Seprona pilló a un hombre matando animales en un espacio público. Los agentes encontraron a un grupo de personas en la punta de Tenefé (Santa Lucía) y un cubo con dos aves recientemente decapitadas con un cuchillo.