Concentración de vendedores ante las Casas Consistoriales. / C7

Comerciantes del rastro se negarán a instalar sus puestos si son trasladados

Aseguran que van a seguir recogiendo firmas entre sus clientes para evitar el cambio de emplazamiento sin escuchar su opinión

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

Una veintena de vendedores del rastro se manifestó este viernes ante las Casas Consistoriales para expresar sus críticas por la intención del Ayuntamiento de trasladarlos a un nuevo emplazamiento, probablemente la subida de Tafira, frente al centro comercial Monopol. El cambio de ubicación está obligado por el próximo comienzo de las obras de implantación del carril de la MetroGuagua por el istmo, que afectarán al parque blanco, donde se instalan los puestos de venta de este mercadillo municipal.

Los vendedores se oponen al traslado porque, según su versión, el Ayuntamiento no ha querido escuchar su opinión. Ante este convencimiento, los puesteros que este viernes se concentraban en la plaza de Santa Ana anunciaron que si son sacados del parque blanco no colocarán los puestos. «Este domingo estaremos vendiendo porque, supuestamente, es el último que estamos allí, pero si nos cambian para el 1 de febrero, estaremos inactivos», dijo José Gómez, portavoz de los comerciantes.

El concejal de Desarrollo Local del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Pedro Quevedo, en respuesta a un ruego del concejal de Coalición Canaria, David Suárez, restó importancia a la protesta porque solo había veinte personas cuando el número de vendedores supera los 400. «No han pedido ninguna reunión», expuso en relación a los que protestaban, «se ha contestado por escrito a quienes se dirigen al gobierno como hay que hacerlo y no por los periódicos».

El edil insistió en que se está buscando una alternativa que sea lo menos perjudicial posible, pero desechó la posibilidad de llevar el mercadillo a la Plaza de Canarias porque el espacio está comprometido por unos tres meses para diferentes actos.

Petición de reunión

El concejal del PP Ignacio Guerra le respondió que los vendedores del rastro habían presentado más de doscientas firmas al Ayuntamiento porque nadie se sentaba con ellos a explicarles cómo se iba a producir el traslado de los puestos. «Hoy (este viernes, para el lector) los tiene manifestándose», expuso, «les pido que se reúnan con ellos y les ruego que no los abandonen».

Al acabar el pleno, el viceportavoz de CC señaló que Quevedo «ha despreciado a los puesteros del rastro, no ha sido capaz de convocar una reunión con todos los vendedores».

Por otro lado, el portavoz de los manifestantes también quiso responder a las palabras de Pedro Quevedo. «Dijo que solo éramos veinte, pero si doscientas firmas le parece poco, recogeremos también firmas entre nuestro clientes», indicó, «no entendemos por qué no quieren reunirse con nosotros, el alcalde (Augusto Hidalgo) ni siquiera se dignó a escucharnos». Y recordó que han expresado su intención de reunirse con el gobierno en escritos remitidos el 17 de noviembre de 2020 (con anotación registral 2020-134936) y el 9 de enero de 2022 (2022-2302). En esta última se adjuntaron las firmas.