Oficinas municipales de la capital grancanaria. / C7

La capital ha usado 70,23 millones de sus remanentes para pagar facturas

En estos momentos, al Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria le quedan unos 257,64 millones de euros en los bancos

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento ha hecho uso ya de unos 70 millones de euros de sus remanentes. Teniendo en cuenta que al acabar el año pasado tenía 327,87 millones de euros en los bancos, con la disposición de esos 70,23 millones de euros, la cantidad que tiene el municipio para afrontar gastos generales asciende en estos momentos a unos 257,64 millones de euros.

La mayor parte de este dinero se ha utilizado para abonar facturas antiguas o intereses de demora por el retraso en el saldo de las deudas. Así, salvo casi diez millones de euros que son gastos comprometidos y otro medio millón en una subvención, el resto se encuentra en la bolsa de los acreedores.

De los 70 millones, el mayor crédito se generó en junio, cuando se aprobó el uso de 47,43 millones de euros para pagar operaciones pendientes de aplicar al presupuesto, esto es, lo que comúnmente se conoce como facturas acumuladas en los cajones.

También se usó el remanente para afrontar los 7,39 millones de euros que fueron aprobados para pagar a Emalsa los recibos por el tratamiento y la gestión de lodos de depuración, que vienen de diciembre de 2017. La materialización de este pago está pendiente de un informe del Consejo Consultivo sobre el pago de la tasa que se pasa al cobro por el depósito de lodos en el vertedero de Salto del Negro.

Precisamente Emalsa es la gran beneficiaria del último bloque de modificaciones de crédito, ya que la compañía mixta de aguas percibirá 2,85 millones de euros, en concepto de intereses de demora por el pago tardío de facturas, del total de 5,52 millones.

El grupo municipal de gobierno está tramitando también otro expediente de modificación de crédito por valor de 1,63 millones de euros. Se trata de pagar así las facturas generadas por el servicio de saneamiento que Emalsa prestó a la ciudad en el año 2014 y que todavía no habían sido abonadas.

Cuando se tramite este expediente, los remanentes bajarán hasta los 256 millones de euros, lo que supone un descenso del 22% respecto a lo que había al principio del presente año. Lógicamente, y a la inversa, el gasto con remanentes de tesorería aumentará hasta los 71,86 millones de euros respecto al momento actual.

De mantenerse este nivel de disposición de los fondos municipales, el año en curso se cerrará con un nivel inferior a 2021, ya que entonces se llegó a emplear un total de 93,92 millones de euros al amparo de la eliminación del techo de gasto que aprobó el Gobierno de España dentro del programa de medidas extraordinarias frente a la pandemia de covid.

En estas cifras se repite el importe de los 7,39 millones de euros de Emalsa, que no han podido ser pagados porque se está a la espera del dictamen del Consejo Consultivo de Canarias.