Bares y cafeterías se beneficiarán de la exoneración del pago por sus terrazas. / JUAN CARLOS ALONSO

El Ayuntamiento suspende siete tasas por valor de 2,1 millones para suavizar el golpe de la crisis

El Consistorio da de baja el gasto de partidas como la productividad del funcionariado, los intereses de demora o el fondo de contingencia para que las cuentas no incurran en déficit

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento someterá a la votación del pleno de mañana la suspensión de siete tasas por todo el año, y con carácter retroactivo desde el pasado 1 de enero, para tratar de aliviar la crisis económica que padecen las empresas y los autónomos que operan en la ciudad. Éstos se ahorrarán el pago de las tasas que normalmente vienen cargando la licencia de apertura, la recogida de basura en los comercios, el permiso de los taxis, la instalación de terrazas, la colocación de hamacas en la playa y la ocupación del suelo público con quioscos. A ello se añade la exención del pago a los puesteros del rastro y de las distintas ferias.

En total, lo que estos contribuyentes dejarán de ingresar en las arcas municipales son 2,11 millones de euros a lo largo del presente ejercicio fiscal.

EN DETALLE

  • Basura. La recogida de basura comercial supone unos ingresos de 1,15 millones.

  • Terrazas. La ocupación del suelo con mesas y sillas ingresa en las arcas 430.000 euros.

  • Canon. Lo que se deja de ingresar por hoteles y centros deportivos es una cantidad de 1,1 millones de euros.

  • Varios. También se suspende la tasa por licencia de apertura (300.000 euros), la de los taxis (70.000 euros), la de hamacas (2.750 euros) o la de puesteros (130.000 euros).

El grupo municipal de gobierno justifica la medida en el impacto de la crisis que ha venido de la mano del covid-19. «Dada la situación de retroceso económico en la que nos encontramos desde hace meses, (...) se hace necesario tomar medidas que ayuden a amortiguar en lo posible las dificultades económicas a las que se enfrentan en especial las PYMES y los trabajadores autónomos», se argumenta, «y es que en las circunstancias actuales resulta de todo punto necesario que los instrumentos fiscales de los de la que dispone el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria sirvan para la dinamización económica así como a coadyuvar al mantenimiento del tejido empresarial».

Dado que la suspensión de estas ordenanzas fiscales provoca una caída en la disminución de los ingresos del Ayuntamiento, el gobierno municipal inicia en paralelo un expediente por el que se declara no disponible la misma cantidad (2,11 millones de euros) de su presupuesto inicial de gastos con el fin de no incurrir en situación de déficit. Hay que tener en cuenta que las cuentas recién aprobadas solo presentan una diferencia positiva de los ingresos frente a los gastos de unos 193.000 euros.

Las partidas a las que se da de baja en el presupuesto de 2021 son ocho. Entre ellas se encuentran 600.000 euros que se habían consignado para el pago de productividad del personal funcionario; otros 625.000 euros previstos para el abono de intereses de demora; y 507.406 euros del fondo de contingencia (la partida que se utiliza para el pago de gastos inaplazables y no previstos), por citar las mayores fuentes de financiación de la operación.

Se da la circunstancia de que el concepto de productividad de los funcionarios sacrifica un 33% de su disponibilidad (1,8 millones de euros) para la suspensión de las tasas, mientras que el fondo de contingencia prácticamente se agota al utilizarse el 85% de sus 600.000 euros consignados.

Mantenimiento de ayudas

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria da continuidad así a la medida que se adoptó en 2020 para ayudar a las empresas en plena pandemia. Y como en aquel momento, ahora también se aprobará la suspensión del canon que pagan las empresas por realización de su actividad en suelo municipal, donde se incluyen a hoteles hoteles como el Santa Catalina, las sociedades alojadas en el Centro de Emprendedores o los complejos deportivos que gestionan infraestructuras de titularidad pública.

Con esta medida se alcanzarán los cinco millones de euros que anunció el alcalde de la ciudad, Augusto Hidalgo, en enero de este año.

El expediente de suspensión de estas tasas se inició en el Ayuntamiento capitalino a principios del mes de febrero.