El museo lleva cinco años cerrado. / JuanCarlos Alonso

El Ayuntamiento se inhibe en el parón de las obras de reforma del Museo Néstor

El concejal de Urbanismo atribuye los problemas a una discrepancia entre la gerencia de la sala y el Cabildo por la instalación de un ascensor

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

El concejal de Urbanismo, Javier Doreste, aseguró este martes que el parón que han sufrido las obras de reforma y acondicionamiento del Museo Néstor, que lleva ya cinco años cerrado, no depende del Consistorio. «El problema no está en el Ayuntamiento», expuso, «tenemos ahora un proyecto que puede resolver las humedades pero hay una discordancia entre la fundación y el Cabildo de Gran Canaria respecto al lugar en el que debe ir el ascensor». E indicó que «pediremos que (la fundación) se vuelva a reunir para intentar solventar el asunto».

El edil añadió que desde 1956 no se ha realizado ninguna obra de calado de cara a la conservación del museo, lo que ha terminado por provocar la aparición de humedades que impiden que se pueda exponer la obra de Néstor Martín-Fernández de La Torre.

El portavoz adjunto del PP, Ángel Sabroso, criticó la gestión del grupo de gobierno en este asunto. «No podemos quedarnos a la espera de que nos digan lo que tenemos que hacer y que el museo se ponga de acuerdo con el Cabildo», indicó, «esto es parte del fracaso de gestión de todo el entorno del Pueblo Canario ya que, desde diciembre de 2015, cuando cerró el Bodegón, lo único que se ha conseguido es que el restaurante vuelva a abrir».

También mostró su preocupación la portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, por la situación del Museo Néstor, que no dudó en calificar de «tragedia». En su opinión, el problema es que en el Ayuntamiento «se trabaja en departamentos estancos y no les importa ni la cultura, ni el turismo ni lo que representa el Museo Néstor para la ciudad».

Por su parte, el portavoz de Coalición Canaria en el Consistorio capitalino, Francis Candil, denunció también la falta de una intervención política por parte del grupo de gobierno para desbloquear la situación. «Como todo el mundo siga enrocado en sus posiciones, uno de los museos más significativos seguirá cerrado por siglos», criticó.