Borrar
Imagen de archivo del ayuntamiendo de Las Palmas de Gran Canaria. C7
El Ayuntamiento despide el año reconociendo una deuda de 8,7 millones a varias empresas

El Ayuntamiento despide el año reconociendo una deuda de 8,7 millones a varias empresas

las palmas de gran canaria ·

La cuantía más importante son los 7,39 millones que se deben a Emalsa por el depósito de lodos en el vertedero

Javier Darriba

Las Palmas de Gran Canaria

Viernes, 30 de diciembre 2022, 12:30

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria aprovechó el último pleno del ejercicio para reconocer la deuda que tiene con varias empresas por un valor de 8,68 millones de euros y poder ordenar su pago con cargo al presupuesto del presente año.

La cuantía más importante es la que se refiere a la obligación contraída con Emalsa por un importe de 7,39 millones de euros. Esta deuda forma parte de los 31,5 millones de euros de pago obligatorio a la compañía de aguas que deriva de cuatro sentencias judiciales.

El expediente de los 7,39 millones de euros es un viejo conocido en las oficinas municipales. Todo deriva del contrato que la ciudad y Emalsa firmaron en 1998, en virtud del cual, la mercantil asumía la gestión de los servicios de saneamiento y depuración de la capital, lo que conllevaba el depósito de los fangos deshidratados en el vertedero de Salto del Negro.

A partir de 2012, cuando el Cabildo de Gran Canaria asume la gestión de la instalación, se fija una tasa por el tratamiento de residuos que se gira a Emalsa. Esta tasa experimentó varias subidas (en 2014 y en 2017) que comprometían el equilibrio financiero de Emalsa. Al menos, esto fue lo que alegó la empresa en sus reclamaciones al Ayuntamiento.

Sin embargo, el Consistorio no contestaba a las peticiones de reintegro de estos gastos, de ahí que Emalsa reclamara su pago en los juzgados en 2017. La sentencia fue favorable a la empresa mixta y el Ayuntamiento acabó pagando 3,87 millones por el depósito de los lodos de las depuradoras de Barranco Seco y Tamaraceite en Salto del Negro, entre noviembre de 2015 y diciembre de 2017, más otros 416.489 euros por intereses legales.

Emalsa siguió reclamando el pago del coste del tratamiento posterior de los lodos de depuración hasta que en 2021 el Ayuntamiento reconoció todas las reclamaciones. Sin embargo, la Intervención General puso reparos a la tramitación del expediente por la falta de un informe del Consejo Consultivo de Canarias.

Finalmente, con este documento, se autorizó el pago de 7,09 millones, pero un nuevo cálculo de los costes elevó esta cantidad hasta los 7,39 millones de euros que ahora se reconocen en este reconocimiento de crédito que acaba de aprobar el Pleno.

En esta cantidad se incluyen los gastos de tratamiento de los lodos procedentes de Santa Brígida (223.621 euros), que ahora la capital tendrá que reclamar.

El Pleno también aprobó el reconocimiento extrajudicial de crédito de 776.466 euros en favor de la sociedad municipal de gestión urbanística (Geursa) por obras relacionadas con la fase cero del plan de reposición de Las Rehoyas, en especial en lo referido a los campos de fútbol; y otros 508.372 euros que se distribuyen en 68 facturas.

En este último caso, las partidas más importantes son 220.715 euros para que Servicios Sociales pague a ICOT por el servicio de auxiliares de atención social y a una farmacia pro la compra de productos en 2021, así como 167.620 que Ciudad de Mar tendrá que pagar a FCC por el mantenimiento de las playas de la ciudad en noviembre de 2020.

Luego hay cantidades más pequeñas, como, por ejemplo, los 36.510 euros que se paga a la empresa que se encargó de montar los baños y la infraestructura del mercadillo de San Lorenzo y el rastro entre abril y diciembre de 2019; o los 39.182 euros que costó la celebración del acto de honores y distinciones de 2021.

Para el viceportavoz del PP, Ángel Sabroso, lo interesante es que estos expedientes permiten que afloren los problemas de gestión económica, tanto en la cuenta 413 (con unos 60 millones) como en los reconocimientos de facturas que están pendientes de tramitar desde 2019 y que se pagarán en 2023.

El edil enfocó el problema que existe en la ciudad con los pagos a Emalsa. «Será el segundo pago, tras los 3,8 millones de diciembre de 2020, y hay que pagar 400.000 euros de intereses de demora», apuntó, «al final, a la ciudad le supone una media de 170.000 euros al mes que los lodos que se generan en el proceso de depuración entren en el complejo ambiental».

Sabroso anunció que luego habrá que pagar más intereses de demora. «Hay que pagarle a Emalsa porque es un coste extra que surgió cuando el Cabildo de Gran Canaria estableció la tasa insular», expuso, «pero ese complejo está en suelo municipal y fue objeto de un convenio en 2013 que no se ha hecho valer». Ese convenio establecía el pago de un canon ambiental a la ciudad y la venta de los terrenos. «Diez años después no ha movido ni un dedo para que la ciudad no tenga que pagar los 7,5 millones por los residuos sólidos y los 1,2 millones anuales por los lodos».

El concejal de Coalición Canaria, David Suárez, hizo hincapié en los contratos en nulidad que existen en Servicios Sociales y que dañan a las empresas. «tenemos una situación tan precaria que las empresas sufren», expuso. Además, considera que «este Ayuntamiento trae cada mes una partida sangrante para pagar a Emalsa».

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios