Centro cívico Suárez Naranjo. / Arcadio Suárez

El Ayuntamiento capitalino pagará el agua y la luz de los centros cívicos y locales sociales

La medida tendrá un coste de 21.132 euros al año y evitará que los colectivos aporten el 30% de los gastos, como sucedía hasta ahora

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria asumirá el total de los gastos de suministros esenciales, agua y luz, de los 68 locales sociales municipales y centros cívicos del municipio capitalino.

Hasta ahora y desde hace 40 años, estos gastos eran asumidos conjuntamente por el Ayuntamiento capitalino y los colectivos, con un reparto del 70% y del 30% respectivamente, situación que se modificará con esta medida con la que el Ayuntamiento asumirá el 100 por cien del pago.

La medida supondrá una inversión municipal, según las estimaciones del propio Consistorio, de 21.132 euros, aproximadamente, 1.761 euros mensuales distribuidos en 1234,66€ euros al mes en recibos de suministro eléctrico y en 526,79 en los correspondientes al abastecimiento de agua.

Con esta actuación, el Ayuntamiento capitalino, a través del área de Participación Ciudadana, logra que la utilización de estos espacios comunitarios no les suponga gasto alguno de suministros a los usuarios, de forman que puedan desarrollar actividades, reuniones, asambleas y actos sin esas cargas.

A partir de 2023

La concejalía de Participación Ciudadana dirigida por Prisco Navarro, junto con el Área de Patrimonio del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, a cargo de Encarna Galván, lleva trabajando en esta actuación desde hace meses para que los gastos corrientes de estos suministros esenciales dejen de ser asumidos, en su totalidad, por los colectivos y usuarios de los centros y locales municipales por primera vez en la historia de la ciudad. Algo que será, por fin, una realidad a partir del próximo año.

Según Prisco Navarro, «con esta decisión queremos continuar facilitando el uso de estos espacios a la ciudadanía, pero, sin que por ello, les suponga un coste económico que, en muchas ocasiones, no disponen».

Esta acción está enmarcada en la actualización de la normativa de uso de centros cívicos y locales sociales, que ya se encuentra en su última fase de tramitación para su debate y aprobación en el Pleno del Ayuntamiento, así como del estudio y comprobación del estado de estos inmuebles municipales para posteriores actuaciones de mejoras.