Asamblea de guaguas el viernes por la noche. / C7

La asamblea de guagüeros respalda la huelga del lunes

Los paros comenzarán este lunes en dos horarios: entre las 06.30 y las 09.00 horas; y entre las 20.00 y las 22.30 horas

Javier Darriba
JAVIER DARRIBA Las Palmas de Gran Canaria

La asamblea de trabajadores de Guaguas respaldó en la noche del viernes la convocatoria de huelga que se iniciará este lunes después de que la empresa y el comité de huelga no llegaran a un acuerdo respecto a las diferencias que los separan en lo relativo a las 35 horas de trabajo semanal.

Así las cosas, las once jornadas de paro no consecutivas se iniciarán este lunes, día 29, en el horario comprendido entre las 06.30 y las 09.00 horas, por la mañana; y entre las 20.00 y las 22.30 horas por la noche. Una circunstancia que se repetirá los días 1, 3, 7, 10, 13, 15, 17, 20, 22 y 24 de diciembre en el mismo horario salvo la Nochebuena, que se limitará a la franja comprendida entre las 06.30 y las 09.00 horas.

Los portavoces de los guagüeros expusieron durante la asamblea que las propuestas de la empresa a la hora de negociar el acuerdo había sido «un escupitajo» y «una falta de respeto inaceptable».

A partir del lunes, por tanto, las guaguas que estén en servicio y a las que les sorprenda la hora de la huelga colocarán el cartel de fuera de servicio y solamente se dedicarán a dejar pasajeros hasta llegar a la terminal correspondiente.

La Autoridad Única del Transporte impuso unos servicios mínimos del 60% respecto a la oferta habitual de Guaguas Municipales, algo que los trabajadores consideran abusivo.

Uno de los portavoces de los trabajadores, Rafael Marrero, criticó que la Autoridad Única -donde está representada la empresa municipal- sea la autoridad que determine los servicios mínimos en una convocatoria de huelga que le afecta. «No pueden ser juez y parte», denunció.

Las 35 horas

La aplicación de las 35 horas es el obstáculo que no se pudo salvar en esta negociación. Aunque esta jornada ya está activa, la empresa alega un acuerdo de abril de 2019 en el que las dos partes se comprometieron a compensar el incremento del gasto en el capítulo de personal derivado del aumento de las horas extra que requiere la reducción de la jornada (de las 37,5 horas) por las carencias de mano de obra.

Sin embargo, los trabajadores consideran que las 35 horas se deben aplicar sin contraprestación alguna porque así se ha hecho con el resto de los trabajadores municipales. Y denuncian que lo que está queriendo hacer la empresa es enjugar las pérdidas que se tuvieron el año pasado como consecuencia de las restricciones que se impusieron al transporte público en el marco de la lucha contra la expansión de la pandemia del covid-19.

Pese a la huelga, la posibilidad de negociar sigue abierta, aunque los trabajadores ya solo reconocen como interlocutor al Ayuntamiento y no a la empresa.