Alisios, punto de encuentro

Tamaraceite fue este jueves epicentro de la actividad comercial de la ciudad con la apertura de Alisios, un espacio que sorprende a quienes esperan un centro de compras al uso y se topan con un diseño amplio y abierto que crea la sensación de estar en una calle principal de cualquier urbe. «No sientes agobio», dicen sus primeros visitantes.

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ

La afluencia de público que este jueves registró Alisios en su apertura al público respondió a la expectación que había despertado entre la ciudadanía el que está llamado a ser un referente comercial en el municipio. Cientos de personas se acercaron desde primera hora a un espacio que impresiona por sus dimensiones y por un diseño que transmite amplitud, y cuyos accesos no se atascaron en la mañana.

«Esto es un mundo, es enorme», dice Isabel Medina, que se ha desplazado desde La Paterna con sus amigas Mary Reyes y Laly Cabrera «para mirar unas cosillas en MediaMarkt», de cara al Black Friday que se celebra hoy y se espera congregue a miles de clientes en este espacio.

«Es muy grande, pero parece que estás en Triana», añaden al referirse a la sensación de comodidad que aportan las zonas abiertas. Así, señalan que les recuerda «a un centro comercial americano».

La familia Déniz tampoco quiso perderse el estreno. Tere, Gema y Coraima (con la pequeña Cataleya en su vientre) se acercaron a curiosear lo que ofertan sus negocios. «Pensé que no me iba a gustar, pero me llevé una sorpresa, no pensé que estuviera tan bien hecho», confiesa Gema. Y es que «no estás agobiada dentro de un centro comercial», apostilla Tere.

Las amigas Manuela Trujillo, Victoria Santana y Chelo Ferreiro llegaron en guagua desde Guanarteme, San Roque y Mesa y López, respectivamente, «a cotillear», explican entre risas. Aseguran que el centro las ha impresionado. «Es muy amplio, está muy bonito y no te agobias», dicen. Solo tienen una pega, la falta de «guaguas directas».

Dolores Viera acudió a Alisios con un único propósito, echarle un vistazo a los cines y a una conocida franquicia de pollo frito. «Lo mío son los cines y el sitio del viejo con la barba blanca, porque lo probé en Londres y es la mejor comida basura que hay», afirma. Esta vecina de Lomo Los Frailes se reconoce aficionada a los centros comerciales, «y éste es el mejor».