José Manuel Quintana Santana. / C7

Orden de alejamiento para un profesor pedófilo por maltratar a su exmujer

El denunciado ya fue condenado por abusar sexualmente de una menor y por descargarse pornografía infantil

Francisco José Fajardo
FRANCISCO JOSÉ FAJARDO Las Palmas de Gran Canaria

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 1 de Las Palmas de Gran Canaria ha dictado una medida de alejamiento y prohibición de comunicación del profesor universitario José Manuel Quintana Santana con respecto a su exmujer, tras haber sido denunciado por un presunto delito de maltrato psicológico. Hay que recordar que este individuo fue condenado en 2018 por haber abusado sexualmente de una menor, desde los cinco hasta los 10 años de edad, de manera reiterada, y en 2014 por descargarse pornografía de menores por internet.

Este profesor titular de Ingeniería Mecánica de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), coincidiendo con el segundo procedimiento judicial en 2018, estuvo años de baja médica, aunque al ser dado de alta, la ULPGC tuvo que incorporarlo a su plantilla porque la sentencia no lo inhabilitó para ejercer un empleo público, aunque se redujo al mínimo su función docente. Quintana compareció ayer para un delito leve y el magistrado Luis Fernando Ocaña García, al escuchar la declaración de la denunciante, transformó el procedimiento en diligencias previas por malos tratos psicológicos, decretando de forma provisional la orden de alejamiento y comunicación con su exmujer.

Dos años de prisión

Quintana fue condenado en julio de 2018 a dos años de prisión, cuatro de alejamiento de la víctima, libertad vigilada y el pago de 25.000 euros de indemnización, por haber abusado sexualmente de manera reiterada de una menor desde que la misma tenía cinco años de edad hasta que cumplió diez. Esta pena privativa de libertad fue suspendida hasta el 11 de julio de este año por lo que, si fuese condenado nuevamente antes de esa fecha, tendría que cumplirla.

La sentencia del Juzgado de lo Penal nº 6 de Las Palmas de Gran Canaria recogió el reconocimiento de los hechos por parte del doctor y docente de la ULPGC. Los mismos se correspondieron al periodo que transcurrió entre 2003 y 2008. La sentencia recogió que, en 2003 y cuando la víctima tenía entre 5 y 6 años, el profesor entró en varias ocasiones en un baño donde se encontraba la niña, y procedió a bajarse «los pantalones y los calzoncillos» para masturbarse delante de ella.

Asimismo, en 2004 y 2005 y cuando la menor tenía 6 y 7 años, en varias ocasiones, aprovechó para «darle masajes» e introducirle «sus manos por debajo de su ropa», tocándole los pechos a la menor mientras jugaba con otros niños.

Por último y según reconoció, «desde 2003 y hasta al menos 2008, solicitó en numerosas ocasiones» a la menor que «le metiera la mano en los bolsillos del pantalón con la excusa de coger llaves u otro objeto, lo que le provocaba placer sexual, llegando a tener erecciones que notaba la menor», recogió la sentencia.

Como consecuencia de estos hechos, la menor sufrió un trastorno depresivo del estado del humor y del ánimo.

De la misma forma, el ingeniero fue condenado anteriormente en mayo de 2017 a dos años de prisión como autor de un delito relativo a la prostitución y corrupción de menores puesto que en verano de 2016, fue sorprendido con material pornográfico de menores descargado de internet.

Quintana reconoció que, desde octubre de 2015 hasta junio de 2016, estuvo descargándose fotografías y vídeos, de menores en actitud y comportamientos sexuales explícitos de todo tipo «movido por su atracción sexual hacia los menores de edad».

En esta última ocasión, Quintana - que lleva ejerciendo la docencia en la ULPGC desde el 1 de diciembre de 1993 y llegó a ser secretario del Departamento de Ingeniería Mecánica- tampoco entró en prisión puesto que los hechos sucedieron con anterioridad a la condena que le impuso el juzgado en 2018.