Imagen de La Florida, en Vegueta. / JUAN CARLOS ALONSO

Hidalgo asegura que «la mayoría de los locales de ocio» de la ciudad «cumplen la norma»

El alcalde de la capital grancanaria sostiene que el caso de La Florida «es una prueba de que actuamos con contundencia» ante lo que considera que «es la minoría»

Rebeca Díaz
REBECA DÍAZ Las Palmas de Gran Canaria

El alcalde de la capital grancanaria, Augusto Hidalgo, aseguró este lunes que la intervención que llevó a cabo la Policía Local en la madrugada del pasado sábado en La Florida -un local de la calle de La Pelota, en Vegueta, en el que ya se había actuado con anterioridad por exceso de aforo y en el que 223 personas de las que 41 eran menores- «es una prueba de que actuamos con contundencia para aquellos que son una minoría y que incumplen la norma».

El regidor capitalino señaló que « la gran mayoría» de «los locales de ocio de Las Palmas de Gran Canaria», así como «la restauración en general» aunque «a veces hay quejas con las terrazas, cumplen la norma, se adaptan a la normativa y generan puestos de trabajo y actividad económica». Por eso, «aquellos que incumplen tienen que ser sancionados y de forma dura, y lo hacemos».

Recordó, además, que «en algunas ocasiones lo hemos hecho, incluso en situaciones más críticas, con redadas en colaboración con la Policía Nacional», bien «para encontrar o menores» dentro de los establecimientos o por «situaciones de venta de drogas, en otros sitios de la ciudad».

Señaló que en el caso concreto del establecimiento ubicado en Vegueta, «hemos actuado con contundencia». Algo que insistió «hacemos muchas veces en colaboración con la Policía Nacional, si hay situaciones de venta de estupefacientes. Pero en este caso, para detectar si hay menores, fundamentalmente» con «con unidades de paisano en muchas ocasiones».

Hidalgo reiteró que esta circunstancia que se ha repetido en el local de la calle de La Pelota «es puntual, es la minoría». Por lo que expuso que «no podemos estigmatizar a un sector económico que genera puestos de trabajo» y que responde «a una demanda que hay en todas las ciudades del mundo».

Sin embargo, el alcalde capitalino sostuvo que «aquellos que incumplen tienen que se sancionados para que no paguen justos por pecadores, y lo vamos a seguir haciendo».