Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 este lunes 27 de marzo

Historias de vida en la Feria del Sureste

El escaparate comercial de la artesanía y los productos kilómetro cero enfila su último día. Le esperan 150 puestos y lo mejor de cada casa

Gaumet Florido

Gaumet Florido

Santa Lucía de Tirajana

Sábado, 5 de noviembre 2022, 19:52

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Un paté cualquiera en un súper es un producto hecho en serie. Es probable que esté bueno, o muy bueno, pero le faltará alma. Los patés vegetales de Esther Villanueva, en cambio, cuentan una historia, una historia de vida. Hablan de una vecina vegetariana de Vargas, en Agüimes, que llevaba años haciéndolo para autoconsumo casero y que un buen día se animó a compartirlos. «Cuando los amigos comían en casa me decían, lo típico, y por qué no lo vendes fuera; y mira, al final arrancamos».

De eso hace casi un año y este sábado ella y su marido Enrique Linares ocupaban con su Babanam Cream uno de los 150 puestos que forman parte de la 18º Feria del Sureste, que en esta edición se ha desplegado en el tramo peatonal de la Avenida de Canarias, en Vecindario (Santa Lucía de Tirajana) y que este domingo celebra su tercer y último día, desde las 10 de la mañana hasta las 3 de la tarde.

«Es un poquito complicado, porque aquí gusta mucho la carne, pero están saliendo», se explica Esther. Ofrecen hasta nueve variedades, todas tomando como base un producto 100% ecológico. En coherencia con esta apuesta, Babanam no usa aditivos ni conservantes artificiales ni azúcar añadido. «Tenemos varias tiendas a las que ya distribuimos, lo que pasa es que es algo nuevo y a la gente le sorprende», subraya.

Esther y Enrique ponen a la venta sus originales y sugerentes patés vegetales.

Esta es la primera feria del Sureste a la que acude Babanam. Paco Ramírez, de la Asociación Cultural La Molina Cho Eloísa, con sedes en Agüimes e Ingenio, lleva algunas más. Andaba el hombre acabando un resguardo para el mal de ojo, una bolsita protectora de color rojo que tiene dentro pimienta de la puta la madre, sal, cruz de ruda, romero y dos céntimos. Y atado al conjunto, una llave de Santa Marta y de San Benito. Paco santigua y ofrece en su puesto este antídoto contra los que tienen «fuerza de vista», aclara.

Paco Ramírez, del colectivo La Molina Cho Eloísa, es un pozo de sabiduría tradicional. Sostiene un resguardo contra el mal de ojo. Cober

Él y otro socio del colectivo se dedican a hacer miniaturas de todo tipo con cuya venta financian las actividades de la asociación, entre cuyos fines está el benéfico. Durante la pandemia cosieron 10.000 mascarillas de tela, pero también echan una mano discreta al vecino que lo pasa mal.

Isabel Santana se estrena en este escaparate comercial con sus bolsos y complementos de tela. Cobr

Le pusieron Cho Eloísa al colectivo en homenaje a una molinera, de las de antes, de Guayadeque, de la que recuerda que tenía 10 u 11 hijos. Una prole así parece de otra época, aunque no siempre, no si se pasea este domingo por la feria y da con el puesto de Isabel Santana, una vecina de Agüimes madre de 10 hijos que, algo más desahogada porque la más pequeña de casa tiene ya 10 años, decidió hace un año montarse un taller de confección de bolsos y complementos.

Lo comparte con Carmen López y les va tan bien que a la primera marca, La Gata, le han sumado otra, Girasoles. «Siempre he cosido, solo que ahora tengo más tiempo». Al estand se trajo una muestra, pero tiene muchas más en su taller, en la calle El Progreso, 25.

Isaura González, en su puesto de Miel Almendreros de Guayadeque. Cober

Recetas de toda la vida

A la madre de Isaura González, de Miel Almendreros de Guayadeque, le pasó algo similar. Tienen un horno de leña en la finca donde siempre solía hacer mantecados y garapiñados para familia, amigos y vecinos. «Gustaba tanto, que sacamos el registro sanitario y empezamos a venderlos, con la receta de toda la vida».

Vídeo.

Con todo, su especialidad es la miel que sacan de 200 colmenas en tres puntos de Guayadeque y La Pasadilla, en Ingenio. «Estamos desde la primera feria y nos viene muy bien por las sinergias que se crean: te permite que el cliente tome conciencia del trabajo que hay detrás de cada bote de miel», apunta Isaura.

Consejos de chef

Ya es media mañana en la feria y el trasiego de gente se intensifica. Mientras la calle se llena, un grupito se junta en torno al set de 'Cocinando el Sureste', donde un referente de la comarca, el chef Nelson Pérez, del restaurante Nelson de Arinaga, no solo protagoniza un 'showcooking', sino que comparte consejos con el público. Entre otros, que un pescado fresco, si se va a cocinar, no ha de congelarse antes. Esa precaución frente al anisakis solo hay que tomarla cuando se va a comer crudo, marinado y ahumado. Dicho queda.

Este sábado cocinó primero un ceviche de pargo macho (sama grande) y camarón de Mogán y después un medregal frito en costa negra (un empanado negro con tinta de calamar, pan rallado y vino blanco) sobre una salsa de pimiento y tomate. No sobró nada.

El chef Nelson, en plena faena en su 'showcooking' de este sábado. cober

A Nelson le siguió una cata y maridaje entre seis quesos del sureste y seis cervezas artesanales también de la comarca. La ofreció Patricia González, de la Asociación de Sumilleres de Canarias. Lo habitual es que la gente asocie el queso al vino, pero también combina muy bien con la cerveza, y más si es artesana, como la que este sábado vendía Ayoze Rodríguez, de Galotia Brewing.

Ofrecen hasta 8 tipos, cuatro en grifo y cuatro en lata. Las tienen tostadas, negras, rubias, más intensas, con más o menos alcohol, o sin gluten. Cumplen cinco años. Están de aniversario, como la feria, que ya tiene mayoría de edad y que este domingo pondrá el broche a esta edición con Los Gofiones, a las 12.00, y Yeray Rodríguez, a las 14.00.

Noticia Relacionada

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Noticia patrocinada

Publicidad

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios