Vista de la playa de Tauro.

El Grupo Anfi recurrirá la reversión de la playa de Tauro

Y exigirá indemnización por daños y perjuicios

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Mogán

La playa de Tauro, en Mogán, vuelve a manos del Estado cinco años después de suspenderle la concesión que le otorgó a Anfi Tauro SA, pero por ahora seguirá cerrada hasta tanto se defina qué administración asumirá su gestión y en qué condiciones.

La formalización del acto de reversión de la concesión tuvo lugar este miércoles, sobre la misma arena de la cala, cerrada al baño desde 2016. El nuevo jefe de la Demarcación de Costas de Canarias, Alberto Martín, organismo que depende del Ministerio de Transición Ecológica, y el abogado representante de la hasta ahora concesionaria, levantaron el acta que hace posible que Tauro vuelva a estar en manos públicas. Lo hicieron en presencia, entre otros, de un técnico del área de Playas del Ayuntamiento de Mogán.

Ahora bien, la recuperación de la concesión no implica una inmediata reapertura al baño de la playa. Así lo subrayaron este miércoles tanto Costas como el Ayuntamiento, que han fijado una primera reunión para este jueves en la que, entre otras cosas, tratarán de definir cuándo y en qué condiciones se reabre la cala. Por lo tanto, la playa vuelve a ser pública, pero el vallado sigue impidiendo el paso.

Por su parte, la dirección del Grupo Anfi remitió este miércoes un comunicado en el que subraya que la compañía no está de acuerdo con la reversión de la playa de Anfi Tauro impuesta por el Ministerio de Transición Ecológica, recurrirá esta decisión por todos los medios legales necesarios y exigirá una indemnización por daños y perjuicios. Anfi defiende que ha cumplimentado todos los trámites establecidos para la concesión de la playa, por lo que reitera que es el legítimo titular para llevar a cabo su gestión y denuncia la actuación de la Dirección General de Costas de Canarias, dependiente del Ministerio.

Anfi subraya que lo que se ha hecho en Tauro es fruto de una iniciativa empresarial, cien por cien privada, que ha supuesto un gran esfuerzo inversor y por la que peleará hasta las últimas instancias para mantener la adjudicación. La playa de Anfi Tauro es una apuesta firme por la calidad y la sostenibilidad del entorno y se convertirá en un breve espacio de tiempo en la nueva playa de nuestros socios y de los residentes grancanarios. añaden en el comunicado.

Sostienen que este proyecto supondrá un valor añadido a la oferta turística de Gran Canaria y representa un atractivo para el destino después de muchos meses de gran incertidumbre por culpa de la pandemia. Asimismo, la compañía recuerda que se ha invertido mucho en la mejora de un espacio público que se ha regenerado con recursos propios retirando la basura existente y las piedras y sustituyéndola por arena, emulando a la playa de Anfi del Mar, lo que se traduce en una cala única después de haber permanecido cerrada más de cuatro años.