Gran Canaria recibe en Fitur la renovación del distintivo Starlight

Le renovación del distintivo le sitúa como un destino clave en el mundo para la observación de estrellas

CANARIAS7 Las Palmas de Gran Canaria

Turismo de Gran Canaria, nueva nomenclatura del Patronato de Turismo de Gran Canaria, recibió este miércoles, 19 de enero en FITUR 2022, el sello y el distintivo que posiciona a la Isla como una de los destinos turísticos mejor preparados. La renovación del sello Starlight, que gestiona la Fundación Starlight, vinculada a la Unesco, permite desarrollar nuevos productos turísticos, atraer nuevos clientes y generar riqueza en zonas de baja incidencia turística ya que durante los próximos cuatro años continuará su andadura en el selecto club de destinos 'Starlight'.

La renovación de esta concesión constituye un compromiso del destino con la calidad de cielo y la continuidad en el desarrollo del astroturismo. Antonia Valera, directora de la Fundación Starlight felicitó al consejero insular de Turismo, Carlos Álamo, por el trabajo realizado durante los últimos cuatro años, desde que la Unesco distinguió al cielo grancanario en febrero de 2018 como uno de los mejores emplazamientos para la observación de las estrellas, y que ha motivado la renovación por la que el cielo de Gran Canaria continuará disfrutando de su condición de sitio Starlight hasta el año 2025. Gran Canaria ocupa un lugar destacado en un selecto club donde también figuran enclaves concretos de Chile, Nueva Zelanda y Hawaii.

«Es muy importante para nosotros y hemos trabajado de manera intensa en nuevos proyectos y en los requisitos para poder renovar este sello, que atiende a un cliente con una creciente demanda, nos permite diferenciarnos de otros destinos y ampliar los muchos atractivos y atributos turísticos de Gran Canaria». El consejero de Turismo destacó que este distintivo ha servido para posicionar la isla dentro del circuito de los amantes del astroturismo y la contemplación de las estrellas. Álamo destacó que este nuevo producto turístico ha sido uno de los que mayor interés ha despertado entre los visitantes de la Isla.

«Este certificado de calidad, junto a los proyectos asociados como los miradores astronómicos, ha dado un valor distintivo a la isla y al mismo tiempo ha comenzado a dinamizar la economía, especialmente en zonas más apartadas de los núcleos urbanos, creando las primeras sinergias que han permitido, a su vez, desarrollar nuevos productos empresariales en torno a esta práctica científica y que nos distingue de nuestros principales competidores», valoró el consejero.

Por su parte, Antonia Valera destacó como un factor fundamental «el trabajo permanente que se ha hecho en Gran Canaria y demuestra nos solo el compromiso planteado hace cuatro años, sino que en este camino se ha hecho todo de manera muy correcta. Esto pasa por haber establecido una serie de medidas para proteger el cielo nocturno, un compromiso exigente al haber sido reconocido como parte del Patrimonio Mundial de la Unesco. Además, se han implementado proyectos de dinamización, a través del desarrollo de infraestructuras como los miradores astronómicos, para un recurso que se se está convirtiendo en una de las herramientas turísticas más potentes e innovadoras», explicó Valera, que aseguró que Gran Canaria se ha ganado esta renovación por su compromiso y buen hacer.

Además, Álamo explicó que este sello supuso un espaldarazo en su momento para que fructificaran los planes del Cabildo de Gran Canaria de llevar a Risco Caído y las Montañas Sagradas de Gran Canaria a su declaración como Patrimonio Mundial, ya que incluye la recuperación de la ancestral tradición de la observación de la cúpula celeste.

Dentro de las actuaciones dinamizadoras destaca la creación de una red de miradores astronómicos, como los que se encuentran en La Aldea. Además se han realizado medidas específicas de calidad del cielo en zonas como la Cuenca de Tejeda, además de medidas de protección lumínica. Otros puntos donde se ha trabajo en los últimos años, entre otros espacios privilegiados, son el entorno del Pico de las Nieves, el pueblo de San Bartolomé de Tirajana o la zona alta de la Vega de San Mateo. «Este sello no solo nos diferencia de nuestros competidores sino que incide en nuestro objetivo de diversificar el producto turístico y nos ayuda a repartir la riqueza que genera en los 21 municipios.