Vista del acantilado de La Laja con la nueva iluminación nocturna. / C7

La Fundación Starlight niega que el alumbrado nocturno de La Laja tenga su visto bueno

La directora de la entidad de la Unesco pide una rectificación del Cabildo y los colectivos Azaenegue y Gohnic solicitan amparo al TSJC y al Gobierno

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

La iluminación nocturna del acantilado de La Laja encendida por el Cabildo desde la semana pasada no sigue las recomendaciones de la Fundación Starlight, que «no ha sido consultada en ningún momento» sobre este proyecto y ha solicitado al presidente, Antonio Morales, una rectificación de las afirmaciones vertidas en este sentido y una modificación de las características del alumbrado instalado.

Así lo afirma la directora de la Fundación, Antonia Varela, tras conocer que el Cabildo sostuvo en la inauguración que la iluminación sigue sus recomendaciones. «Es un error grave. Hubiéramos dicho que no», mantiene Varela al observar que las luces colocadas en la base del acantilado, con un coste de 406.551 euros, son de color blanco y alumbran de abajo hacia arriba.

Aunque La Laja está fuera de los límites del Destino Starlight, un reconocimiento de la Unesco a los destinos turísticos con excelentes cualidades para la contemplación de los cielos estrellados al estar protegidos de la contaminación luminosa, «nos debieron consultar porque el compromiso del Cabildo es con toda la isla», mantiene la directora de la Fundación.

Los colectivos ambientalistas Azaenegue y Grupo de Ornitología e Historia Natural de las islas Canarias (Gohnic) también han lamentado la decisión del Cabildo de iluminar de noche ese acantilado por su impacto sobre la avifauna del lugar.

Daniel González, fundador de Azaenegue, señala que ha puesto la intervención en conocimiento del Seprona y la Fiscalía de Medio Ambiente del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) al considerar que es un proyecto «defectuoso y negligente». El inventario de fauna del acantilado que le hizo llegar el Cabildo «es deficiente» y el de flora «incluye un endemismo de La Gomera», detalla.

Felipe Siverio, vicepresidente de Gohnic, sostiene que «es un vaparalo para las aves» y comenta que ha solicitado al Gobierno de Canarias que pida una rectificación del proyecto.