El sacerdote Quintana y el obispo auxiliar Déniz, junto a la iglesia del Buen Suceso. / ARCADIO SUÁREZ

Fray Tomás Morales será beatificado en Sevilla

El 18 de junio la catedral de la capital andaluza acogerá la proclamación del ingeniense junto a otros 26 religiosos asesinados en la Guerra Civil

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El fraile dominico Tomás María Morales Morales, nacido en Carrizal (Ingenio), será proclamado beato en una celebración que tendrá lugar en la Catedral de Sevilla (Andalucía) el próximo 18 de junio, según confirmó a este periódico el delegado episcopal para las Causas de los Santos en la Diócesis de Canarias, Higinio Sánchez.

Será el segundo beato con el que contará esta demarcación eclesiástica después de Sor Lorenza Díaz Bolaños, la religiosa Hija de la Caridad y natural de Santa María de Guía que fue beatificada en octubre de 2013.

El decreto para la beatificación de Morales lo firmó el papa Francisco el 11 de diciembre de 2019, pero no será hasta la ceremonia prevista en la capital andaluza cuando se le considere beato y se le pueda rendir culto. No se había podido celebrar hasta ahora por culpa de la pandemia.

Fray Tomás Morales compartirá beatificación con otros 26 religiosos considerados mártires por la iglesia católica por haber sido asesinados por razón de su fe durante la Guerra Civil, entre el verano de 1936 y los primeros meses de 1937.

Con presencia de la cabeza visible de los dominicos

La ceremonia de Sevilla, que dará comienzo a las 11 de la mañana, será presidida por el cardenal Marcello Semeraro, prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, al que acompañarán, entre otros, el arzobispo de Sevilla, monseñor José Ángel Saiz, y Gerard Timoner, maestro general de la Orden de Predicadores, cabeza visible de los dominicos a nivel mundial.

Fray Tomás Morales Morales. / Diócesis de canarias

A este último instituto religioso pertenecía el fraile nacido en Carrizal, que junto a otros miembros de esta orden fue detenido, encarcelado y fusilado por milicianos en distintos puntos de la provincia de Almería. En concreto, el religioso ingeniense fue asesinado el 31 de agosto de 1936, con solo 29 años.

Formado en Almagro y destinado en Almería

Según el blog religioso Fray Martín, Fray Tomás, hijo de José Morales y Andrea Morales, nació en 1907 en el seno de una familia numerosa y pronto encaminó sus pasos hacia la vida religiosa. En 1919 ingresó en la Escuela Apostólica de Almagro (Ciudad Real), donde tomó el hábito en el Noviciado de los Dominicos en 1923.

Es ordenado sacerdote en 1931 y tras una corta estancia en Gran Canaria y posterior regreso a Almagro, lo destinan en 1933 al convento de los Padres Dominicos de Almería, donde le sorprendió la guerra y luego la muerte, cuando estaba refugiado en una casa particular.

A Sevilla viajarán unas 60 personas para seguir en directo la consagración del religioso canario. La comitiva, en la que no faltará Higinio Sánchez, será encabezada por el obispo de la diócesis, José Mazuelos, e incluirá al obispo emérito Francisco Cases, y a cuatro sacerdotes, el párroco del Buen Suceso, en Carrizal, Santiago Quintana, el de Nuestra Señora de la Candelaria de Ingenio, Jesús Vega, el de Nuestra Señora de Fátima, en Pedro Hidalgo, Carlos María Marrero, y el de San Juan de Telde, José María Cabrera, que, además, nació también en Carrizal.

Tendrá una imagen en la iglesia de Carrizal

En la delegación irá también la alcaldesa de Ingenio, Ana Hernández, familiares del propio Fray Tomás Morales, entre los que figurará su hermana Antonia María, y un grupo de 55 personas de la parroquia del Buen Suceso, que fue aquella en donde el dominico dio su primera misa, el 7 de abril de 1931, y la que, por cierto, acogerá la primera imagen del ya beato, una escultura obra del escultor ecuatoriano Richard.

Esta obra, tallada en madera de cedro y estofada en oro de 24 quilates, tendrá un tamaño de 1,20 centímetros, y será bendecida en una Eucaristía de Acción de Gracias por la beatificación de Fray Tomás Morales que se celebrará en la Catedral de Santa Ana el próximo 25 de junio, también a las 11.00 horas. La presidirá el obispo auxiliar de Canarias, Cristóbal Déniz.

De la capital grancanaria, y una vez bendecida, la imagen del beato será trasladada a la iglesia del Buen Suceso, en el casco histórico de Carrizal, donde se celebrará otra Eucaristía de Acción de Gracias, también a cargo de Cristóbal Déniz. Al acabar la misa, se sacará en procesión desde el templo hasta la casa natal del beato, donde se descubrirá una placa.

La talla ha sido donada por la hermana del beato

Santiago Quintana, párroco de la iglesia que acogerá la talla, informó este martes a este periódico de que la imagen fue donada por la hermana de Fray Tomás, Antonia María, y explica que, en principio, irá ubicada donde hoy está una de San Antonio. La iconografía incluye una corona y una palma del martirio, ambas de plata de ley, donadas, respectivamente, por Roque Viera y Antonio Suárez, ambos feligreses de esta parroquia.

Sánchez subraya que esta beatificación, el paso previo a ser considerado santo, «es un acontecimiento muy relevante para la diócesis», que solo cuenta con otra beata, sor Lorenza Díaz, también considerada mártir por la iglesia tras haber sido asesinada a manos de milicianos en Madrid durante la Guerra Civil.

Dos santos en la diócesis Nivariense

En cambio, la diócesis nivariense, la de la provincia occidental, tiene dos santos, el Hermano Pedro y José de Anchieta. Para que Fray Tomás o Sor Lorenza sean canonizados ha de demostrarse, según las normas de la iglesia, que dieron lugar a un milagro. A los dos se les ha beatificado al quedar acreditada la virtud heroica de no haber renunciado a su fe aún a costa de su muerte.

En todo caso, Sánchez recuerda que en el ámbito de esta misma demarcación eclesiástica canariense hay otros tres religiosos en proceso de canonización. Dos ya son considerados siervos de Dios, que es el segundo paso tras la postulación. Se trata de los obispos Padre Cueto y Buenaventura Codina. Y un tercero, el sacerdote de Agüimes Antonio Vicente,ya es Venerable, la antesala a su beatificación.