Sani Ladan, en su diálogo con Juan Carlos Lorenzo. / C7

«Se expone el muerto negro, el blanco no»

Foro del Espal. Sani Ladan, educador social camerunés, pide en Santa Lucía un cambio en la forma de narrar África y la emigración

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO Santa Lucía de Tirajana

Sani Ladan, educador social camerunés y coordinador de proyectos asociativos que intervino este miércoles en el Espal, en Santa Lucía, no se anduvo con eufemismos y sacudió las conciencias de Europa en un diálogo en el que cuestionó desde la forma en que los medios de comunicación cuentan África y el fenómeno migratorio, hasta cómo está diseñado el modelo de la cooperación al desarrollo, enfocado, dijo, «desde una condición de superioridad». Entre otras cosas, Ladan criticó por qué se permite la exhibición de los cuerpos de los inmigrantes fallecidos en las playas. «Compartimos los cuerpos de personas muertas en las playas porque son personas negras, son gente del sur, son cuerpos no blancos, no se exponen los muertos blancos».

Fue una de las reflexiones que lanzó en el transcurso de la conversación que mantuvo con Juan Carlos Lorenzo, coordinador de CEAR en Canarias, en el marco del IV Foro Internacional de Derechos Humanos, Activismo y Justicia Social. «Se les expone sin escrúpulos», se quejó. Y no se cree la justificación de que se hace para sensibilizar. «Jamás hemos visto el cuerpo de una mujer asesinada por violencia machista para sensibilizar» frente a la violencia de género.

A su juicio, uno de las claves de esta mirada equivocada hacia el africano y hacia la emigración radica en que «el foco se pone en las consecuencias», en la llegada de la patera, y él propone que «se vaya a las causas reales de la emigración», las que se propiciaron cuando 12 países europeos, entre ellos España, se repartieron África. «No pongamos el foco en las víctimas, sino en los verdugos».

Y ante el europeo que «desde el privilegio» reprocha la llegada del africano, le recordó, «para bajarle los humos», que su sistema de bienestar «bebe de las fuentes del continente africano». Y añadió. «Para que te calientes en tu casa tiene que venir el gas de Argelia. Y niños y niñas están trabajando para extraer el coltán en el Congo para que a los de aquí se les ponga la tablet porque están llorando». Se preguntó por qué es más fácil que entre el coltán o el gas y no un africano con derecho a soñar.

A él mismo no le resultó nada fácil. Casi pierde la vida en su odisea desde Camerún, desde donde pasó a Nigeria, Níger, Argelia y Marruecos, para entrar flotando sobre una rueda por la frontera del Tarajal en Ceuta. Hoy cuenta su historia para sensibilizar.

Antes Loueila Mint El Mamy, activista saharaui y abogada, y Yadira González, también letrada, hablaron sobre las muertes que causa la Ley de Extranjería.