Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este lunes 27 de mayo
Vista de la visera y las cuevas principales del yacimiento arqueológico de Risco Caído. Arcadio suárez
Dos expertos en seguridad de cuevas aconsejan apuntalar la visera de Risco Caído

Dos expertos en seguridad de cuevas aconsejan apuntalar la visera de Risco Caído

Los socios de la empresa Tecminsa creen que es la mejor solución posible para lograr la seguridad, preservación y autenticidad del yacimiento

Jesús Quesada

Las Palmas de Gran Canaria

Domingo, 14 de noviembre 2021

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Sujetar la visera que cubre el yacimiento arqueológico de Risco Caído con varios pilares distribuidos estratégicamente, coser las fracturas que presenta esa roca con bulones para convertirla en un solo bloque y retirar después los pilares es la recomendación que los expertos en seguridad subterránea que adecuaron para la visita La Geoda de Pulpí, en Almería, han hecho al Cabildo para evitar el deslizamiento y la caída de piedras que impiden las visitas al santuario del Paisaje Cultural de las Montañas Sagradas, la cueva número 7 de ese yacimiento de Artenara.

Aunque necesitan más datos sobre la penetrabilidad de las diferentes fracturas para decantarse por una solución definitiva, los socios de la empresa Tecminsa SL, que ha participado en la adecuación y puesta en valor de diferentes espacios subterráneos como lugares de ocio y divulgación, son partidarios de esta intervención, que consideran «poco invasiva», como la mejor solución para combinar la seguridad, la preservación y la autenticidad del yacimiento.

Siempre después de una monitorización de la cornisa que aporte un mapa de las fracturas existentes y del deslizamiento de la visera, a la que se estima un peso aproximado de 5.000 toneladas, la propuesta del geólogo Francisco Javier Fernández y el ingeniero técnico de minas José Ángel Solanilla fue expuesta con toda prudencia en las recientes VIII Jornadas sobre el Patrimonio Mundial de las cumbres, dedicadas a la preservación del patrimonio troglodita.

Fernández y Solanilla, que llevan años colaborando con el Cabildo en Risco Caído, tanto en trabajos teóricos como aplicados, defienden que el sostenimiento previo de la visera, el cosido de las fracturas para evitar que sigan ampliándose y la retirada final de los pilares resulta la mejor opción desde el punto de la vista de la seguridad, la preservación y la autenticidad, aunque la presencia visual de tales pilares durante un periodo que estiman que no sería inferior a dos años reste autenticidad provisional al yacimiento.

Partidarios también de que se haga el desbroce de la vegetación que crece en ella y el sellado de las grietas visibles de la visera cada dos años, los socios de la empresa que se ha encargado de posibilitar la apertura al público de espacios subterráneos como Cuevas de Fuentes de León (Badajoz), Mina La Pastora de Aliseda (Cáceres) y Cova del s'Aigua de Ciutadella (Menorca) desechan el uso de barrenos para coser la cubierta de Risco Caído, así como la demolición de la cornisa porque está protegiendo las cuevas y «sería difícil controlar sus efectos» sobre el patrimonio troglodita.

La decisión de cerrar a las visitas del público para su preservación y por seguridad la cueva número 7 de Risco Caído, que cuenta con una réplica exacta en el museo del Paisaje Cultural situado en el casco de Artenara, es acertada para ambos expertos, así como el desbroce de vegetación realizado en la cornisa y la apertura de algunos agujeros en las puertas de las cuevas para su ventilación y evitar la humedad por condensación en el interior de las mismas.

En sus impresiones sobre la estabilidad de las cuevas trogloditas del Paisaje Cultural de las Montañas Sagradas, ambos expertos en seguridad subterránea defendieron la ejecución de una intervención urgente y a corto plazo en El Solapón debido a las fracturas tanto en el macizo rocoso que protege esta cueva como en su acceso.

También recomiendan intervenir en el poblado troglodita de Acusa Seca, donde se han registrado derrumbes en los últimos años y hay varias cuevas especialmente dañadas.

En Cuevas del Rey, y pese a las vallas antidesprendimientos instaladas hace tres años, proponen el traslado de los vecinos que todavía viven allí.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios