Vista aérea de la cementera y del puerto aledaño. / C7

Empresarios que ya han invertido pedirán daños si no hay puerto deportivo en El Pajar

El Cabildo apuesta por una decisión de consenso que tenga en cuenta al Ayuntamiento y a los trabajadores. La patronal turística sí pide trasladar la cementera de Ceisa

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé

Empresarios del sector turístico anuncian que emprenderán acciones judiciales para exigir reclamaciones económicas si finalmente se le prorroga la concesión del puerto de Santa Águeda a la cementera de Cementos Especiales de las Islas (Ceisa), en El Pajar. Según fuentes de los afectados, son empresas que ya han ejecutado inversiones con la expectativa fundada de que la concesión estaría caducada o próxima a caducar y de que esa zona sería reconvertida en un muelle de uso deportivo.

Por lo pronto, las posturas entre las distintas partes distan bastante del consenso. Mientras que desde el Gobierno canario, que es el que tiene que decidir finalmente, se ha optado por no pronunciarse por ahora, en el Cabildo apuestan por una decisión consensuada «de acuerdo con el Ayuntamiento y con los trabajadores», pero con la certeza siempre de que la industria vaya a seguir. Recuerdan desde la institución insular que genera 150 empleos directos y 450 indirectos.

Más explícita se mostró este jueves la patronal turística, que aboga por el traslado de la cementera a cualquier otro suelo industrial de la isla, porque, advierte, está enclavada en la zona con el mayor potencial turístico de todo el sur de Gran Canaria. Así defiende su posición José María Mañaricua, presidente de la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas, que insiste en que «nadie quiere ni está pidiendo que cierre esa industria ni que se pierdan esos puestos de trabajo, sino su traslado a otro suelo industrial donde incluso generaría menor impacto».

Mañaricua subraya, de entrada, que este expediente está judicializado. Empresarios que se consideran afectados interpusieron un contencioso al entender que la concesión para el uso industrial de este puerto por parte de Ceisa expiró en marzo de 2020, por lo que ya estaría caducada. La cementera sostiene que acaba en octubre de 2022. Pero, además, recuerda que el uso que prevé el Plan Insular de Ordenación para este recinto portuario es el deportivo, no el industrial.

El líder de la patronal de la provincia respeta la posición de la alcaldesa de San Bartolomé, Conchi Narváez, y de parte de su gobierno a favor de la permanencia de la cementera en El Pajar, pero les apostilla que si se trata de puestos de trabajo, dos o tres instalaciones turísticas de calidad en esa zona superarían fácilmente los 1.000 trabajadores.

Aunque desde el Gobierno no ha habido un pronunciamiento público, sus gestores en el anterior mandato sostuvieron que la concesión que se le otorgó en su día no estaba sujeta a prórroga.

Por su parte, el único grupo de la oposición en San Bartolomé, PP-AV, subraya que el suelo donde está la fábrica es de uso urbano industrial, por lo que apoya lo que Ceisa decida hacer con su propiedad. Dado que quiere seguir, Elena Álamo, portavoz de PP-AV, defiende que el uso del puerto esté en consonancia con la zona contigua, que es industrial. Le parece ilógico, dados estos tiempos, cargarse una industria que funciona. Y respecto a la patronal turística, aboga «por hacer un esfuerzo común por entenderse en pos de una convivencia productiva».