El Jardín Canario reabre con aforo limitado y horario reducido

El Jardín Botánico Viera y Clavijo vuelve a recibir visitas desde ayer, de 07.30 a 14.00 horas, por la entrada de arriba. Permanecía cerrado al público desde el 15 de marzo por el coronavirus. Las actividades de grupos siguen suspendidas.

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA

Con horario reducido, un aforo máximo de 200 personas y un circuito interior de un solo sentido, el Jardín Botánico Viera y Clavijo, que ha permanecido cerrado desde el 15 de marzo debido al estado de alarma por el coronavirus, reabrió ayer sus puertas al público.

Los visitantes pueden acceder a las instalaciones de Tafira solo desde la entrada superior (camino del Palmeral, 15) de lunes a viernes de 07.30 a 13.00 horas, pues las puertas cierran a las 14.00. Sábados, domingos y festivos permanecerá cerrado, al igual que en agosto.

El Jardín Canario ha establecido un circuito único señalizado de un solo sentido para que sea recorrido en 45 minutos. Arranca de la plaza de Viera y Clavijo y continúa por la ladera de termófilos, la bajada al pinar, la zona de laurisilva, la plaza de Los Nenúfares y la zona de costa para culminar nuevamente en el punto de partida.

En la entrada al recinto ideado por el botánico sueco Sventenius hay códigos QR para que los visitantes puedan informarse de las normas a través de sus dispositivos móviles y para acceder a un mapa del circuito interior. Además, el uso de la mascarilla es obligatorio y las actividades para grupos siguen suspendidas de momento.

El circuito

El pinar, repleto de ejemplares canarios que son capaces de sobrevivir a los incendios, y el bosque de laurisilva, con sus helechos, musgos y otras plantas propias de ambientes húmedos y sombríos, son dos de las zonas que el público puede recorrer en el paseo que comienza en la plaza presidida por el busco de Viera y Clavijo.

El circuito, señalizado mediante flechas, continúa por la ladera de termófilos, que alberga palmerales, acebuchales, almacigales, sabinares, lentiscales y dragonales hasta llegar al pinar, que es el área principal del Jardín Canario.

El recorrido prosigue por la zona de laurisilva o monteverde, que con su distribución natural, condicionada por la influencia de los vientos alisios en las vertientes norte de las islas dan lugar a la formación del llamado mar de nubes.

El circuito también permite visitar la plaza de Los Nenúfares, que cuenta con un estanque central habitado por varias especies de plantas acuáticas. Y por último, para terminar el recorrido, el público puede recorrer la zona de costa, que culmina en el punto de partida y donde se encuentra la vegetación halófila del litoral.

El Jardín Botánico de Tafira es uno de los espacios de Gran Canaria más visitados a lo largo de todo el año, por los canarios y por los turistas.