El Cabildo asume íntegro el arreglo por el derrumbe del muro en la GC-1

Unidos por GC-CC pregunta si no cabe reclamar el coste al Gobierno al ser el propietario de la vía. Su portavoz, José Miguel Bravo de Laguna, pidió ayer copia del contrato de mantenimiento en el tramo dañado.

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO

El Cabildo asumirá íntegro el coste del arreglo del tramo de la GC-1 en la entrada a la capital desde Telde, a la altura del Tívoli, que se vio afectado la semana pasada por el derrumbe de uno de los muros sobre los que se sustentaba la plataforma de la calzada. El consejero insular de Obras Públicas, Miguel Ángel Pérez, dejó claro este jueves que la inversión que tendrá que afrontarse, y que se sitúa en torno a 1,5 millones de euros, se incluye entre las competencias de mantenimiento y conservación que tiene asumidas el Cabildo, por lo que, advirtió, no cabe reclamarle el coste al Gobierno de Canarias.

Pérez hizo esta aclaración acabada la comisión de pleno de Obras Públicas, en la que respondió a varias preguntas, tanto de Unidos por Gran Canaria-CC como del PP, sobre las medidas adoptadas para recuperar la vía. En concreto, el consejero de Unidos, José Miguel Bravo de Laguna, le preguntó si no había valorado la posibilidad de que, dada la dimensión de la obra que hay que ejecutar, esta pudiera entrar entre las que corresponde sufragar al Gobierno, que al fin y al cabo es el propietario de la GC-1.

En todo caso, Unidos confía en que el titular de Obras en el Cabildo le despeje estas y otras dudas en la comparecencia que le ha solicitado para el próximo pleno ordinario. También le ha pedido por escrito tener acceso al expediente abierto sobre estas incidencias, pero Pérez ya le adelantó este jueves que no lo hay, que fue la empresa adjudicataria la que detectó unas fisuras en enero pasado y que actuó conforme a sus competencias, y que fue en abril cuando el Cabildo decidió encargar una vigilancia de ese tramo.

Así las cosas, y ante las respuestas del consejero, Unidos por GC-CC solicitó ayer copia del pliego o contrato de mantenimiento y conservación de la GC-1 a la altura de la central térmica de Jinámar y del Tívoli. El partido busca aclarar así si cabe atribuir lo ocurrido a una negligencia y, en ese caso, concretar si la cometió la empresa adjudicataria o el propio Cabildo. Dado que desde enero se sabía de incidencias en ese punto, en Unidos se preguntan si el Cabildo no debió haber abierto un expediente.

Respecto a los trabajos, Miguel Ángel Pérez informó a la comisión de que, en principio, la noche de este miércoles al jueves fue la última en la que se cerró este tramo de la GC-1 hasta nuevo aviso. Estos días atrás se cerraba a las 22.00 horas para facilitar y agilizar las obras. En principio, anoche ya estuvo abierto. Y mantuvo la previsión de la apertura del desvío hacia el interior y la recuperación de los tres carriles para antes de que acabe el año.

Información en pantalla

Además, anunció a los consejeros presentes una novedad. Les dijo que hace un mes y medio firmó un convenio con la Dirección General de Tráfico para que en las pantallas sobre la GC-1 se facilite información a los usuarios sobre los tiempos estimados de llegada, según el tráfico de la vía, a los distintos destinos.