Algunos ocupantes de la embarcación presentaron cuadros de deshidratación e infección de heridas. / canarias7

Diecinueve de los 39 ocupantes del último cayuco terminaron en el hospital

La embarcación fue localizada este lunes, a la deriva, cerca de la costa de Gran Canaria

EFE Las Palmas de Gran Canaria

Diecinueve de los 39 ocupantes del cayuco localizado este lunes a la deriva cerca de la costa de Gran Canaria terminaron en hospital, con cuadros de deshidratación y fiebre por infección de heridas, y uno de ellos en cuidados intensivos, han informado a Efe fuentes sanitarias.

En la primera atención en el muelle de Arguineguín, la Cruz Roja identificó a seis hombres que precisaban asistencia hospitalaria urgente, mientras que los otros 33 fueron trasladados al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Barranco Seco, en la capital de la isla, el espacio donde los recién llegados a la costa pasan 72 horas de detención policial mientras los filian.

En el mismo muelle, los testigos del desembarco presenciaron que la mayoría de los ocupantes del cayuco apenas podían caminar tras bajar de la Salvamar Macondo, debido al estado de debilidad que presentaban. Algunos, además, estaban completamente desorientados.

La situación se hizo evidente al llegar al CATE: en una primera revisión, los médicos del Servicio Canario de Salud decidieron que ocho jóvenes más fueran trasladados a los Hospitales Insular y Doctor Negrín, en Las Palmas de Gran Canaria, ha relatado a Efe un miembro del equipo sanitario que se ocupó de la asistencia.

Y, sobre las 23.00 horas, otro equipo del Servicio de Urgencias Canario ordenó ingresar a cinco más. Sus 20 compañeros de travesía pasaron la noche en el CATE y, en principio, se encuentran bien.

Los ingresos no solo se debieron a la deshidratación: algunos de los atendidos estaban desorientados y otros tenían heridas en manos y pies infectadas durante el trayecto por los restos de combustible y suciedad que se acumulan en el fondo de la embarcación y que les generaban cuadros de fiebre, algo común en las travesías largas (los sanitarios lo denominan «mano, o pie, de patera»).

La travesía

Las fuentes consultadas por Efe precisan que los ocupantes de ese cayuco (todos hombres, algunos adolescentes) aseguran que salieron hacía nueve días de Saint Louis, el puerto más al norte de Senegal, y que han llegado a tierra los 39 que iniciaron el viaje.

Según su relato, durante sus primeros cinco días en el mar fueron racionando las provisiones de comida (básicamente cuscús, galletas y algo de leche) y de agua. Al sexto día, la comida escaseaba y el agua se había agotado, por lo que algunos empezaron a beber agua del mar (lo que acelera la deshidratación y genera otros problemas).

Cuando los encontró el pesquero Blue Marlin 3, a unos diez kilómetros al sureste de Mogán (Gran Canaria), estaban a la deriva. Los jóvenes han contado a los sanitarios que llevaban casi dos días así, porque se les rompió el motor.