Oficinas Municipales de San Bartolomé de Tirajana. / C7

La denuncia acusa a Naya de incumplir horarios en San Bartolomé de Tirajana y ella lo desmiente tajante

El denunciante cuestiona que la interventora pueda cumplir con sus funciones en tantos organismos y ella asegura que nunca ha faltado a una reunión ni ha retrasado una sola firma

GAUMET FLORIDO FRANCISCO JOSÉ FAJARDO San Bartolomé de Tirajana

La denuncia interpuesta contra la interventora de San Bartolomé de Tirajana por acumular cargos de habilitada nacional en siete instituciones y organismos (ahora figura en seis) a dvierte a la Fiscalía de que Tania Naya «nunca cumple su horario de trabajo» en ese ayuntamiento, «ya que no llega nunca antes de las 11.30». Es más, Juan Manuel Pérez -el empresario que ha puesto estos hechos en conocimiento de la Justicia-, reprocha que, pese a ello, el Ayuntamiento le aprobase recientemente una gratificación en horas extra por 7.640 euros.

Naya, por su parte, desmiente tajante que no cumpla con su trabajo y subraya que cargos como el suyo, que asumen responsabilidades en distintas administraciones, no se circunscriben a una hora fija de entrada y de salida. «Jamás he faltado a una reunión en ninguna de las instituciones donde estoy y nunca he retrasado una firma» . Asegura que muchos días acaba pasadas las cinco o seis de la tarde.

Y respecto a las horas extra subraya que «son las primeras» que le dan en su vida y que no se aprobaron solo para ella, sino para un grupo de funcionarios de Intervención por trabajos realizados fuera de jornada entre 2020 y 2021 para sacar adelante el pago de 14 millones de euros en facturas a proveedores pendientes desde hacía años.

Esta denuncia de Pérez ha sido remitida por la Fiscalía al Juzgado de Instrucción número 2 de San Bartolomé de Tirajana, donde ya se han abierto diligencias que tratan de verificar si la interventora incurrió en un presunto delito de prevaricación administrativa por estar trabajando en seis organismos o instituciones, además del de San Bartolomé, pese a que el Real Decreto 128/2018 que regula el régimen jurídico de estos altos funcionarios limita esos nombramientos en acumulación a solo uno.

Naya atribuye la denuncia a un intento de «dañar o desacreditar su imagen profesional» porque, según subraya, no solo no ha incumplido la ley, sino que todos esos cargos los ha desempeñado y desempeña «en base a los nombramientos otorgados por el Ministerio de Administraciones Públicas (hoy Ministerio de Política Territorial y Función Pública), la Dirección General de la Función Pública del Gobierno canario y los órganos competentes en cada caso». Entre otras cosas, recuerda Naya que ni mancomunidades ni entidades dependientes computan como nombramientos en acumulación, de ahí que ella esté en cuatro de este tipo. Y, por supuesto, subraya, percibe los salarios conforme a ley, el 100% del que le corresponde en San Bartolomé y no más del 30% en cada una del resto de instituciones.

Es más, apunta Naya que como la redacción de ese Real Decreto puede suscitar interpretaciones confusas respecto a si los puestos de habilitados nacionales en las mancomunidades computan o no como acumulables, aporta el texto de una de las resoluciones de Función Pública en la que se le nombra en unos de sus cargos donde se especifica que dado que la mancomunidad en cuestión ha optado por que las funciones reservadas a los habilitados las desempeñen funcionarios de los municipios mancomunados y no por acumulación, no se le aplicará la prohibición que establece el artículo 50 de ese real decreto de que solo se podrá desempeñar un nombramiento en acumulación. Por tanto, añade, sus dos cargos en dos mancomunidades, la del Sureste y la de Medianías, no computan.

Por último, por un error, en la edición del martes se pudo leer que la interventora sostiene que 'su colaboración con el mundo de la corrupción ha provocado tanto a algunos' que le han llevado a ella a sentirse amenazada, cuando en realidad debía poner por 'su colaboración en la lucha contra la corrupción'.