Vista del puerto industrial de El Pajar y de la aledaña fábrica de cemento de Ceisa. / C7

La cementera seguirá en el puerto de El Pajar al menos seis años más

El Gobierno canario propone el traslado de la fábrica a Arinaga y un uso mixto del muelle actual, industrial y deportivo, hasta entonces

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El puerto de El Pajar mantendrá el actual uso industrial «temporalmente», hasta que se materialice el traslado de la cementera que allí opera desde hace 65 años a terrenos del Polígono Industrial de Arinaga cercanos a ese puerto, lo que no ocurrirá antes del año 2028, y mientras tanto será de uso compartido, industrial y deportivo.

Esa es la propuesta que el Gobierno de Canarias le hará al consejo de administración de Puertos Canarios para resolver el futuro de ese muelle de San Bartolomé de Tirajana una vez que venza la concesión, el 29 de octubre próximo, concedida a la empresa Ceisa en 1972 por un plazo de 50 años.

Hasta entonces el consejero de Obras Públicas, Sebastián Franquis, seguirá negociando con las partes enfrentadas en este conflicto, la cementera de un lado y la patronal turística de otro, para intentar ponerle fecha al tiempo «razonable» que tardaría en hacerse el traslado de la cementera y en modificarse el planeamiento necesario para el desarrollo turístico de la pieza de Santa Águeda.

Un grupo de turistas toma el sol junto al puerto industrial de El Pajar. / C7

Ese plazo debe determinarse antes del 29 de octubre, precisó Franquis, quien no quiso ponerle cifras concretas pero adelantó que los responsables del Polígono Industrial de Arinaga han comunicado al Gobierno canario que habilitar el suelo para el traslado no será posible antes de 2028.

Y la Autoridad Portuaria de las Palmas, responsable de la gestión del puerto de Arinaga, tampoco cree posible la cesión de espacio de atraque antes de la misma fecha.

Revisión del planeamiento

Además, detalló, el consejero de Obras Públicas, el tiempo que tarde la fábrica en abandonar el puerto y la parcela que ocupa al lado, y que es de su propiedad, también dependerá de lo que le lleve al Cabildo aprobar una revisión del Plan Insular de Ordenación (PIO) que otorgue carácter vinculante al uso deportivo del puerto de Santa Águeda.

También se necesita que el Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana adapte luego su Plan General para cambiar el uso de la parcela de la cementera de industrial a turístico.

Instalaciones de la fábrica de cemento situada junto al puerto de Santa Águeda. / C7

Franquis explicó que Puertos Canarios iniciará en septiembre el expediente para modificar el régimen de usos del puerto de Santa Águeda, ahora exclusivamente industrial, y que incluya el deportivo, un trámite con un plazo previsto de 12 a 18 meses. Solo después se someterá a concurso la concesión de su gestión y explotación.

De 150 a 200 atraques

También detalló que el futuro muelle de ocio tendrá capacidad para entre 150 y 200 embarcaciones deportivas, según propone un estudio sobre la demanda de atraques de ocio en esa franja costera del Sur, en la que ya se encuentran las instalaciones de Pasito Blanco, Puerto Rico y Arguineguín.

El uso compartido temporal del puerto de Santa Águeda constituye «la mejor solución en términos de beneficios sociales», respeta las previsiones de desarrollo turístico de la zona y « lleva consigo la protección del empleo y del tejido productivo», resaltó el consejero.

Franquis trasladó durante este jueves y viernes a las administraciones públicas, empresas y colectivos involucrados en el futuro de Santa Águeda las conclusiones del grupo de trabajo creado hace año y medio por su departamento y las consejerías de Transición Ecológica y de Turismo del Gobierno de Canarias para estudiar las alternativas de uso del puerto.

La fábrica de cemento lleva 65 años en esta parcela de Santa Águeda. / Arcadio suárez

Ayer cerró esa ronda de reuniones con la plataforma ciudadana Salvar Santa Águeda, que aspira a conservar esa franja costera del desarrollo turístico imperante en el Sur.

Informes y documentos

El grupo de trabajo ha encargado hasta cinco informes sectoriales (económicos, territoriales y ambientales, entre otros) sobre las tres posibilidades que ha barajado desde el principio: que el puerto tenga solo uso industrial, solo deportivo o mixto (compartido por ambos).

En total son 24 los documentos que integran el expediente y cuyas recomendaciones se trasladarán a Puertos Canarios, entidad a la que le toca resolver la prórroga de la concesión solicitada por Ceisa.

El consejero de Obras Públicas apeló a la necesidad de «llegar a un gran acuerdo de isla» entre administraciones públicas y sector privado, basado en el interés general, para ponerle fecha al traslado de la cementera sin que se pierda empleo y actividad económica. «Ahora soy más optimista que un tiempo atrás», mantuvo al respecto.

Mientras la fábrica pide más tiempo, la patronal turística de Las Palmas reclama que sea menos. «No está fijado un número de años porque no está acordado», declaró.