Antiguo internado Nuestra Señora de Fátima, edificio del Cabildo cedido a colectivos sociales. / ARCADIO SUÁREZ

El Cabildo de Gran Canaria busca la Casa Común del tejido participativo

Licita la compra por 2,5 millones de euros de un edificio de Vegueta, Triana o Arenales de hasta tres plantas y con más de 1.049 metros cuadrados

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

El Cabildo busca un inmueble con una superficie construida mínima de 1.049 metros cuadrados ubicado en los barrios de Vegueta, Triana o Arenales de la capital, con un máximo de tres plantas y al menos una fachada dando a vía o plaza pública, para alojar la Casa Común del movimiento asociativo y participativo de Gran Canaria.

El concurso abierto por la Consejería de Presidencia destina 2,51 millones de euros a la adquisición de un edificio en suelo urbano que esté libre de cargas, gravámenes, arrendatarios, ocupantes y precaristas y que tenga calificación como uso dotacional y equipamiento en la clase Servicios Comunitarios, entre otras características.

El pliego propone que en la baremación de las ofertas que venta que se reciban se valoren criterios como si existe o no un aparcamiento, un carril bici o una parada de guagua cerca o que el edificio disponga de patios de más de 40 metros cuadrados de superficie y de cubierta transitable con superficies superiores a 100 metros cuadrados.

Más de 20 asociaciones y fundaciones

La Casa Común es un proyecto promovido originariamente por más de 20 asociaciones y fundaciones agrupadas en cuatro colectivos: la Asociación Socio-Cultural Café d' Espacio, la Federación Ben Magec-Ecologistas en Acción, el Colectivo Gamá y la Coordinadora de ONG de Desarrollo de Canarias.

Fue a finales de 2017 cuando esos colectivos trasladaron al Cabildo la necesidad de « compartir recursos y espacios para generar tejido social» y le pidieron la cesión de un «espacio grande que nos permita conectarnos para mejorar el trabajo de nuestros grupos y servir de puente para crear redes» y contribuir así a «fortalecer la vida asociativa, cultural y social».

Vista parcial desde el mar de Vegueta, a la izquierda, y Triana, a la derecha del barranco Guiniguada. / C7

Entre otras características, el inmueble que se busca debe tener un espacio de oficinas con capacidad para 30 mesas de trabajo, varias salas para distintos usos, almacén y una vez comprado por el Cabildo será dotado de cocina, comedor, biblioteca, huerta, cafetería, recepción y otras dotaciones comunes.

Según Teodoro Sosa, consejero de Presidencia, «la Casa Común nace con la vocación de compartir y autogestionar, de forma creativa, innovadora, cooperativa, abierta y plural, recursos y espacios para generar tejido social orientado al bien común, que contribuya en última instancia a fortalecer la vida asociativa, social y cultural».

Ningún inmueble propio es apropiado

El Cabildo licita esta compra basándose en un informe interno que concluye que ninguno de los inmuebles que posee reúne las características adecuadas para alojar la Casa Común, que aprovechará para localizar en ella la sede de su Unidad de Participación Ciudadana. Ni el antiguo internado de Nuestra Señora de Fátima ni el inmueble histórico de San Antonio, en Vegueta, están en condicionales de ser la Casa Común.

El plazo para presentar ofertas acaba el 13 de junio.