Foto de archivo de una de las fachadas del centro comercial Kasbah, en Playa del Inglés. / ARCADIO SUÁREZ

San Bartolomé encarga otro PMM para atraer más inversión

Urbanismo confía en que le entreguen el borrador a principios de 2021. Entre sus prioridades, facilitar la rehabilitación de los centros comerciales

Gaumet Florido
GAUMET FLORIDO San Bartolomé

El Plan de Modernización, Mejora e Incremento (PMM) de la competitividad Maspalomas Costa Canaria ya murió en los tribunales, por lo que en estos momentos San Bartolomé de Tirajana, el municipio turístico más importante de Canarias, no cuenta con un instrumento urbanístico considerado vital para renovar la cara más vieja y obsoleta de su fachada turística. El actual gobierno de coalición, conformado por PSOE, NC, CC y Cs, y en particular, su edil de Urbanismo, Alejandro Marichal, tienen claro que el municipio necesita un PMM y no ha tardado en encargar uno nuevo. Ya está en proceso de elaboración y la previsión que maneja el Ayuntamiento es que le puedan entregar el borrador en las primeras semanas del próximo año 2021.

El anterior fue anulado por hasta tres sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC), de fechas 26 de julio, 18 de noviembre y 13 de diciembre de 2016. Y las tres ya adquirieron firmeza al haberse desestimado por el Tribunal Supremo los recursos de casación. El motivo de la anulación fue formal. Carecía del preceptivo y vinculante informe favorable de Costas. Sin embargo, más allá de este insalvable defecto de forma, a juicio de Marichal, mientras el PMM estuvo en vigor demostró que es un instrumento eficaz para incentivar la renovación, tanto de la planta alojativa como de las infraestructuras turísticas, de ahí su interés por contar con otro. Eso sí, esta vez se extremará el celo para evitar saltarse pasos que propicien su anulación.

Por lo pronto, ya desde julio pasado el concejal remitió el oficio al Gobierno canario para solicitar a la Consejería de Transición Ecológica y Lucha contra el Cambio Climática que encargase a la empresa pública Gesplan, que ya redactó el anterior, la elaboración de un nuevo PMM. Aunque lo promueve San Bartolomé, se encargará de tramitarlo el Gobierno canario. Este documento del PMM trabaja en dos frentes: modifica las determinaciones generales del Plan General dentro de su ámbito de aplicación, pero también puede asumir y dar cobertura urbanística a proyectos singulares propuestos por particulares. Advierte el edil que ahora es el momento de que los presenten, por lo que anima a los interesados.

Entre los incentivos figuraría el aumento de la edificabilidad o la introducción de más usos

Alejandro marichal

Explica Marichal que los objetivos del PMM estarán puestos en tres lineas de actuación: renovar la planta alojativa, renovar las actividades turísticas complementarias, con especial acento en los centros comerciales, y propiciar actuaciones en espacios públicos que den lugar a la renovación urbana. En todo caso, de las tres, la que más urge, entiende el concejal, es la que tiene que ver con la puesta al día de los centros comerciales, como, por ejemplo, los de Playa de Inglés, algunos de los cuales se han quedado ya muy obsoletos y llevan años sumidos en cierta decadencia y deterioro.

Entre los incentivos urbanísticos que puede procurar el PMM, explica Marichal, figurarían, por ejemplo, la posibilidad de concederles un aumento de la edificabilidad que les anime a invertir. O la de permitirles la compatibilidad con otros usos ahora no consentidos, como el sanitario, el cultural o el deportivo. «De lo que se trata es de atraer inversión».

Y luego, añade el concejal, su idea pasa por complementar esos incentivos urbanísticos del PMM con otros de tipo fiscal, entre los que podría figurar la bonificación de las licencias. Marichal apuesta por que alcancen el 95%, pero dependerá de que el área económica municipal lo vea viable.

Otra vía de captación de ayudas que se está explorando es a través de la consejería de Comercio del Gobierno canario. 2022 es el año en el que San Bartolomé confía en que los viejos centros comerciales de Playa del Inglés puedan recibir inversiones como las que perciben las zonas comerciales abiertas de las islas. Para que eso sea posible, los técnicos del Gobierno canario han de permitir que se les considere como tal.