Un grupo de agricultores recoge ciruelas en una plantación de Medianías de este frutal templado. / C7

40 agricultores venden ciruelas de Medianías con la misma marca

La campaña pone cajas de 2,5 kilos y tarrinas de 500 gramos, que paga desde 2,45 a 0,80 euros el kilo, en las grandes superficies comerciales

Jesús Quesada
JESÚS QUESADA Las Palmas de Gran Canaria

Alrededor de 40 productores participan en la campaña Ciruelas de Medianías de 2021 con la que el Cabildo y el Gobierno de Canarias intentan poner en valor la calidad de esta fruta templada y mejorar su salida comercial en las grandes superficies de alimentación.

Con el objetivo de superar los 26.000 kilos recogidos el verano anterior, la campaña que comenzó en junio y se extenderá hasta octubre abona a los productores entre 2,45 euros y 80 céntimos por kilo de ciruela, en función de la categoría, la variedad y la época de recogida de una fruta que se cultiva por encima de los 700 metros de altitud sobre el nivel del mar.

La empresa pública regional Gestión del Medio Rural (GMR) se encarga de la recogida de las ciruelas y de su promoción y comercialización y la Consejería de Soberanía Alimentaria del Cabildo subvenciona los envases en los que se vende la fruta y colabora en la financiación del personal y el material divulgativo de la campaña.

La marca Ciruelas de Medianías se vende en cajas de 2,5 kilos y en tarrinas de 500 gramos que ya no son de plástico y ofrece piezas recogidas en diez municipios de la isla, sobre todo en San Mateo, Teror, Tejeda y San Bartolomé de Tirajana, pero también en Gáldar, Valsequillo, Santa Brígida o Valleseco.

De momento la campaña de este año, que no se adelantó como en otras temporadas, marcha bien y la fruta está encontrando buena salida en las estanterías de Carrefour, Lidl o Alcampo, entre otras grandes superficies comerciales de la isla, donde se diferencia la producción local como un producto de cercanía, temporada y calidad.

Una caja de la marca que se vende en grandes superficies junto a un ciruelo. / C7

Las distintas variedades de ciruelas plantadas en Gran Canaria crecen fundamentalmente en huertos y en los márgenes de las parcelas agrícolas, como cultivo complementario, aunque también hay algunos productores que han apostado por esta fruto como cultivo principal.

La campaña de valorización de las ciruelas se puso en marcha después de la del albaricoque de San Bartolomé de Tirajana, que se recoge antes y lleva más años en activo. Es en el mes de mayo cuando esa otra fruta alcanza la madurez necesaria para su vendimia y venta.

Un precio justo para el agricultor

Las campañas de valorización de las ciruelas de Medianías y el albaricoque de San Bartolomé de Tirajana intenta posicionar estas frutas en el mercado con un precio justo para el agricultor, mejorar su presentación comercial y contribuir al fomento de su cultivo y con ello al mantenimiento del paisaje y del medio ambiente de la isla.

La mayoría de las variedades de ciruelas cultivadas hoy en Gran Canaria son de las especies Prunus domestica, de origen europeo, y Prunus salicina, de origen asiático. Las primeras son más antiguas y muy apreciadas por sus características organolépticas. Las segundas son jugosas, de buen calibre y las preferidas para su consumo en fresco.