Borrar
Vea la portada de CANARIAS7 de este jueves 18 de abril
La mirada de Unamuno, desde la Casa Palacio Insular, en el centro de Puerto del Rosario. Javier Melián / Acfi Press
Unamuno: 200 horas a 22 metros de altura y cajas y cajas de sprays grises

Unamuno: 200 horas a 22 metros de altura y cajas y cajas de sprays grises

Historia ·

Sabotaje al Montaje termina el retrato en los aledaños de la casa museo de Puerto del Rosario, que este jueves acoge el acto institucional de apertura del centenario del confinamiento del escritor vasco entre el 10 de marzo y el 9 de julio de 1924. Hasta noviembre, el Cabildo celebra con 25 actos el destierro que situó a Fuerteventura en la historia de la literatura española

Catalina García

Puerto del Rosario

Miércoles, 13 de marzo 2024

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Compartir

Siete días a una altura de 22 metros, a razón de unas diez horas diarias en la grúa si el viento dejaba, tardó Sabotaje al Montaje en realizar el mural del retrato de Miguel de Unamuno que inicia el programa de actos del centenario de su confinamiento en Fuerteventura por orden de la Dictadura de Primo de Rivera. La obra luce cerca de la casa museo, la antigua pensión donde residió el escritor vasco del 10 de marzo al 9 de julio de 1924 y que este jueves acoge en Puerto del Rosario el acto institucional de las actividades que organizan el Cabildo y la Viceconsejería de Cultura del Gobierno de Canarias.

Matías Mata (Lanzarote, 1973), «ponme mejor Sabotaje al Montaje porque nunca he firmado con mi nombre», sabe lo que es lidiar con el viento majorero porque otros murales suyos lucen en las calles de Puerto del Rosario. «El viento y el spray no son muy buenos aliados, pero finalmente lo conseguimos».

Sabotaje al Montaje, Matías Mata, con su retrato de Unamuno y la grúa en azul donde estuvo parapetado una semana. Javier Melián / Acfi Press

En sus 35 años de arte muralista, Sabotaje al Montaje ha usado siempre la técnica de los aerosoles. En el caso de la foto antigua del confinado que situó al paisaje y al paisanaje de Fuerteventura en la literatura española, sprays de toda la gama de grises. De todas las imágenes de Unamuno que le facilitó el Cabildo, tenía más resolución el retrato con sombrero, al que luego Sabotaje al Montaje añadió la figura del escritor y pensador a lomos de un camello y algunas letras en tono ocre, que el autor denomina «deconstrucción de tipografías por la parte inferior, rompiendo letras y construyendo el cuerpo de don Miguel».

«Bass, tengo que contarlas», contesta cuando se le pregunta el número de obras sobre paredes que tiene en Fuerteventura: cuatro como mínimo en Puerto del Rosario, una en El Castillo (municipio de Antigua) y otra en Morro Jable (Pájara), en el exterior del mercado municipal. El artista recibió el premio internacional Street Art Cities, en la categoría de impacto social, por un mural en Ondarroa, en el País Vasco, «lo que es bonito que, después de 35 años, te den esa palmadita en la espalda».

«¿Hiperrealista? Creo que más bien soy realista, en el sentido de que he intentado que me quedara muy natural, lo más parecido a la foto en la que me he inspirado». Unamuno mirando entre los árboles y la palmera de la calle de la casa museo es el primer retrato grande que realiza Sabotaje al Montaje , «el doble de lo que hago normalmente».

Y no lo duda: se puede vivir del arte mural, «saltando de isla en isla, a veces a la Península, a veces a otros países, y con mucho esfuerzo y constancia».

En realidad, no ha medido su Unamuno con exactitud: pueder ser que unos 11 metros de alto por diez de ancho, puede ser que menos. Sí tiene bien claros los 22 metros de altura de la grúa, «que lleva unos días acostumbrarse a ella, acotar la zona para que nadie pase por debajo, equilibrarla con tierra».

En la parte inferior izquierda del retrato mural, se aprecia el detalle del escritor a lomos de un camello. Javier Melián / Acfi Press

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios