Miembros del grupo socialista del Cabildo. / JAVIER MELIÁN / ACFI PRESS

El PSOE hace su propio balance del pacto del Cabildo: «nepotismo y maquillaje»

Los socialistas definen al tripartito como «una sometida mayoría» donde se impone el criterio de un presidente Lloret «plenipotenciario»

Catalina García
CATALINA GARCÍA Puerto del Rosario

El PSOE ha hecho su propio balance del primer año de gestión del pacto insular CC-PP-AMF y concluye que sólo han dado «continuidad a los asuntos ordinarios que ya estaban en marcha, pero han sido incapaces de afrontar ni resolver ninguno de los grandes retos que tiene Fuerteventura ante sí».

A renglón seguido, los socialistas dudan de que el grupo de gobierno trabaja para la ciudadanía, «como ellos mismos pregonan, cuando en realidad sólo se están ocupando de sus propios asuntos -eso sí, con ahínco- y en justificarse constantemente pero con unas formas de gobernar próximas al nepotismo, utilizando el rodillo de su limitada y sometida mayoría para imponer el criterio de un presidente plenipotenciario que se dedica a exigir a otras administraciones que hagan por Fuerteventura lo que ellos son incapaces de hacer».

Frente al balance de los tres portavoces de CC, PP y AMF, los consejeros del PSOE sólo detectan «un derroche de recursos públicos, más marketing que trabajo y un victimismo anacrónico, muy poca ejecución real del presupuesto y escasa transparencia». De hecho, a diario constatan que el pacto tripartito es un equipo «que solo busca excusas y culpables de sus propios errores e incapacidades, obsesionados con estar a la altura de la presidencia de Blas Acosta, y aquejados de un afán desmedido por ponerse medallas vendiendo como éxitos propios las cuestiones ordinarias de la Corporación, cuestiones que en realidad ejecutan los trabajadores y los funcionarios».

El grupo socialista «echa de menos» en el equipo de gobierno liderado por el presidente Sergio Lloret «algo más de fundamento y responsabilidad, coherencia y adaptación a la realidad social y económica de nuestra Isla, y más espíritu de cooperación para alcanzar acuerdos y consensos amplios que son los que garantizan la buena ejecución de los recursos públicos, y eso es lo que demandan los ciudadanos y ciudadanas de nuestra Isla en estos tiempos complejos que nos ha tocado vivir».