Borrar
Cráneo del yacimiento de Guriamen, en el municipio de La Oliva. Javier Melián / Acfi Press
El mapa de la dispersión de los restos óseos de Fuerteventura: de París a Tenerife

El mapa de la dispersión de los restos óseos de Fuerteventura: de París a Tenerife

Arqueología ·

En el Museo del Hombre de la capital majorera, están los huesos de 37 de los 90 individuos de la cultura indígena de Fuerteventura existentes. En el Museo Arqueológico majorero, se atesoran restos óseos de 19 personas

Catalina García

Betancuria

Sábado, 15 de junio 2024, 20:17

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

En relación a los majos, esto es las poblaciones indígenas de Fuerteventura, se han encontrado restos humanos que corresponden aproximadamente a 90 individuos, contabiliza Isidoro Hernández, director del Museo Arqueológico de Fuerteventura (MAF).

De estos, aproximadamente 37 están en el Museo del Hombre de París, fruto de las rebuscas propias del coleccionismo del siglo XIX.

En el Museo Canario, en Las Palmas de Gran Canaria, existen unos 28 individuos; y en el Museo del Hombre y la Naturaleza, en Santa Cruz de Tenerife, seis. De todos estos, algunos regresaron a Fuerteventura en la exposición 'De vuelta a casa' que aún se puede ven en centro museístico situado en Betancuria.

Las vértebras, las costillas y otros huesos de la niña de la Cueva de Villaverde, que aparecieron con los de la mujer adulta. Javier Melián / Acfi Press

En los fondos del Museo Arqueológico de Fuerteventura (MAF), hay restos que corresponden a unos 19 individuos. «Están muy fragmentados y muchos de ellos son fruto de hallazgos casuales, siendo de distinta procedencia como Tirba, la montaña de El Cardón, Pecenescal, Valles de Ortega, el barranco de la Herradura, Jandía, etc».

Los únicos yacimientos funerarios de Fuerteventura que han sido estudiados de manera ortodoxa por arqueólogos son los restos de la Cueva de Villaverde, el yacimiento de la Tonina, el barranco de los Canarios y Huriamen, contando con dotaciones del siglo XI al XII y con estudios bioantropológicos y de ADN.

Huesos del yacimiento funerario de la montaña de El Cardón, quemados a más de 600 grados. Javier Melián / Acfi Press

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios