Borrar
Vendedor de agua en Triquivijate con la ermita al fondo, una de las fotos del libro del arqueólogo británico. C7
Marcos Hormiga traduce el elogio de John Mercer a la Fuerteventura rural

Marcos Hormiga traduce el elogio de John Mercer a la Fuerteventura rural

El profesor, escritor y poeta majorero traduce el libro del arqueólogo británico que recorrió la isla, su historia y sus gentes en torno a 1970, antes de la llegada del turismo

Catalina García

Puerto del Rosario

Domingo, 13 de junio 2021, 02:00

Necesitas ser registrado para acceder a esta funcionalidad.

Opciones para compartir

«Sequía y cabras son las únicas características de la isla» avisa el arqueólogo británico John Mercer en el libro 'Islas Canarias. Fuerteventura', que recoge su periplo por la isla en torno a 1970. Publicado en inglés en 1973 y ahora -casi 50 años más tarde- en español por Marcos Hormiga, trasciende la literatura de viajes para convertirse en un homenaje a Pancho Brito el de Gran Barranco, Salvadorito el de Antigua, Vicentito el de Betancuria, el marinero de Pozo Negro y el paisanaje de una isla que se preparaba para dar el salto a la industria turística.

La Consejería de Cultura del Cabildo de Fuerteventura publica la nueva traducción del profesor, escritor y poetamajorero cuya tarea editorial se resume en 17 libros, de los cuales cinco son traducciones del inglés al español. Mercer (!932-1982) visitó la isla junto a su pareja Susan Martinet-Mercer probablemente entre 1969 y 1970.

Nacido en Baleares, no justifica exactamente la elección de la isla a visitar sino que, como alunos viajeros mitológicos, puso rumbo a un lugar «sugerente en el que su público aceptaría encantamientos y gigantes», Cuando avista la Maxorata desde el barco la describe como «una masa de áridas montañas rocosas con riscos altos sobresaliendo por encima del océano», mientras que desde el aire «la desnudez del paisaje domina por causa de los cortes profundos a modo de barranqueras, con una mancha de lava o una extensión de arena amarilla superpuestas sobre el desierto marrón».

En 'Islas Canarias-Fuerteventura', John Mercer glosa a la isla y a su gente, la historia de sus inicios, la geografía, las costumbres, la artesanía y las industrias por las cuales los habitantes subsisten, a duras penas, a una sobria vida. «Su familiaridad con Fuerteventura en todos los aspectos le ha permitido capturar el ambiente de la vida allí. Ha charlado con el fabricante de monturas, observado a los campesinos trabajando (en una oportunidad se araba una gavia con una yunta de un burro y un camello) y sentado con las personas en los cafés una vez terminado el trabajo», destaca su traductor.

Tanto se empapó de los habitantes de Fuerteventura que dedicó su obra a dos ganaderos: Pancho Brito, de Gran Barranco, en el municipio de Betancuria; y a Salvador Santana, Salvadorito, de Antigua. Con ellos, los ganaderos y el resto de los habitantes de la Maxorata rural, también termina Mercer la obra: «son personas austeras pero generosas, perspicaces pero confiadas, humildes pero rectas, incultas porque no han sido instruidas y, a pesar de todo, cargadas de inteligencia y entendimiento, con franqueza y amistad instantáneas».

Con esta su quinta traducción, Marcos Hormiga considera que Fuerteventura está «prácticamente al día» en lo tocante a escritos en habla inglesa realizado por británicos.

Reporta un error en esta noticia

* Campos obligatorios