Fot de archivo. / c7

Fuerteventura, la primera isla canaria en regular las acampadas

El presidente del Cabildo majorero, Sergio Lloret, ha mantenido recientemente una reunión informativa con el presidente de la Asociación Campista de Fuerteventura (ACF), Vicente Saavedra

EFE Puerto del Rosario

El Cabildo majorero prevé tener lista en unos días para su aprobación inicial la que será la primera ordenanza insular creada en Canarias con el fin de regular, mediante una normativa específica, las acampadas y espacios de campin de Fuerteventura.

El presidente del Cabildo majorero, Sergio Lloret, ha mantenido recientemente una reunión informativa con el presidente de la Asociación Campista de Fuerteventura (ACF), Vicente Saavedra, durante la que dio cuenta de la situación en la que se encuentra la redacción de la ordenanza.

Esta normativa, de cuya redacción se encarga el equipo redactor de la empresa pública Gestión y Planeamiento Territorial y Medioambiental S.A. (Gesplan), ha sido ya revisada por los servicios técnicos de la Corporación insular, que han procedido a introducir las correcciones y modificaciones para la mayor corrección y legalidad del texto, y se encuentra ya en su última fase de desarrollo para pasar, en los próximos días, a la fase de aprobación inicial.

Una aprobación inicial tras la cual, la asociación de campistas, así como los distintos ayuntamientos de la isla tendrán la oportunidad de mantener una reunión con el Cabildo para realizar las aportaciones que cada parte considere oportuno para la mejora del texto, previo a su aprobación definitiva.

Según Lloret, se trata de «un hito histórico para Canarias y para Fuerteventura, siendo la primera isla en regular las acampadas dentro de su ordenación territorial», quedando así fijadas las normas y regímenes que serán de aplicación para los espacios de acampada en todos los municipios majoreros.

De este modo, todos los ayuntamientos de la isla compartirán una normativa común y homogénea que les permitirá gestionar de un modo «eficiente y seguro» las zonas de acampada de Fuerteventura, con el fin de procurar la mayor protección y salvaguarda del medio ambiente de la isla, al tiempo que se garantizan los derechos y deberes de los campistas, indica la nota.