El TSJC admite a trámite el recurso de las chozas de Lobos contra el PRUG

La no existencia del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales es el argumento principal esgrimido por la Asociación Cultural del Poblado contra la aprobación del Plan Rector de la isla

El Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha admitido a trámite el recurso de impugnación presentado por la Asociación Cultural, Protectora y de Investigación Poblado de las Chozas de Lobos contra la aprobación en 2006 del Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del parque natural situado en el municipio de La Oliva.

Lobos se catalogó como parque natural en virtud de la Ley 12/1987, de 19 de junio, de Declaración de Espacios Naturales de Canarias, recuerda en sus argumentos el colectivo cultural de los propietarios de las chozas. «Diremos que esa declaración lleva dos cosas: el PRUG y el PORN (Plan de Ordenación de los Recursos Naturales); este último se tiene que hacer para fundamentar el primero en el año siguiente a la declaración del parque natural y después aplicarlo. En él se contemplan los asentamientos humanos y sus valores. Pero no se hizo ni se aplicó nunca. Por tanto es ilegal y tras terminar con la vía administrativa vamos a empezar con la judicial en la impugnación del Plan Rector», explicó Tinín Martínez, presidente de la asociación, cuando se presentó el recurso en noviembre de 2019.

Tras dar por agotada la vía administrativa, la asociación cultural anunció en aquel entonces que pasaba a la vía judicial echando mano a los mismos argumentos con los que los tribunales echaron por tierra los PRUG de tres parques naturales: Jandía, Tamadaba y el Archipiélago Chinijo.

El recurso judicial de la asociación de los propietarios de las chozas se une a la adjudicación , en febrero de 2020, de la elaboración del catálogo de las construcciones por parte del Ayuntamiento de La Oliva por 14.980 euros a Proyectos Patrimoniales Canarios SL (Propac). Esta empresa también se encarga de realizar el informe justificativo sobre su importancia patrimonial y el estudio histórico de cada de una de ellas.

El poblado, que el colectivo cifra que está constituido por unas 60 chozas, existía en 1856 «cuando entró en servicio el faro de Martiño», justifica Tinín Martínez, presidente. «Los primeros torreros hallan una comunidad temporal de pescadores, llegados de Corralejo, en una zona que llamaban El Puertito»,. Por tanto, justifica su creación en que «se remonta a la fundación de Corralejo por la necesidad de ampliar las posibilidades de pesca, aprovechando el soco de la Isleta para no cruzar de vuelta El Río a vela por el mal tiempo».